Actividades para el mes de Rayab

En nombre de Dios, el Misericordioso, el Misericordiosísimo

Y la alabanza a Dios

La paz sea con vosotros y la misericordia de Dios y sus bendiciones

Espero que cada visitante y amante de este bendita página esté bien en la religión y en este mundo

El sagrado mes de Rayab es mes del perdón y la misericordia en el que se duplica la retribución. Así que apresuraos al trato con Dios, porque es un trato provechoso sin pérdida. Ayunad sus días y recordar a Dios en él con mucha mención. Pedid perdón a Dios cien veces (astagfirul-la) y agradeced a Dios cien veces (shukral-lil-la). Decid: «Glorificado sea. Él es Dios, el Único, el Conquistador» cien veces (subjánaju júa al-lá al-wájed al-cajar). Leed la aleya de «Al-Kursi» (La silla), las aleyas de «Al-Mulk» (El reino),[1] las aleyas de «Ash-Shahada» (El testimonio),[2] las aleyas de «As-Sujra» (El sometimiento),[3] las aleyas de «An-Nur» (La luz),[4] y el final de la sura de «Al-Kahf» (La caverna)[5] tres o siete veces cada día, en la medida que os sea posible. No dejéis pasar la súplicas de recuerdos del mes de Rayab.


[1] Las aleyas de «Al-Mulk» (El reino) son: {Di: «Oh Dios, Rey del reino, entregas el reino a quien quieres y alejas el reino de quien quieres, y enalteces a quien quieres y humillas a quien quieres. En tu mano está el bien. Ciertamente, Tú eres sobre todas las cosas Todopoderoso * Introduces la noche en el día e introduces el día en la noche, y haces salir lo vivo de lo muerto y haces salir lo muerto de lo vivo, y provees a quien quieres sin cuenta»}, Sagrado Corán – sura «Al Imrán» (La familia de Imrán), 26-27.

[2] Las aleyas de «Ash-Shahada» (El testimonio) son: {Atestigua Dios que no hay divinidad sino Él, Él y los ángeles, y los dotados de saber, que se levanta por la igualdad. No hay divinidad sino Él, el Excelente, el Sabio * Ciertamente, la religión según Dios es el islam. Y no disintieron los que recibieron el libro sino después de que les llegó el saber, por codicia entre ellos. Y quien no crea en los señales de Dios, pues Dios es rápido en la cuenta}, Sagrado Corán – sura «Al Imrán» (La familia de Imrán), 18-19.

[3] Las aleyas de «As-Sujra» (El sometimiento) son: { Ciertamente vuestro Señor es Dios, el que ha creado los cielos y la tierra en seis días. Luego se incorporó en el Trono. Cubre la noche al día buscándolo rápidamente. Y el Sol, y la Luna, y las estrellas, están sometidos a su orden. ¿No es de Él la creación y la orden? Bendito sea Dios, Señor de los mundos * Suplicad a vuestro Señor, en humildad y confidencialidad. Es que Él, Él no ama a los transgresores * Y no corrompáis en la Tierra después de su corrección, y suplicadle temeroso y anhelante. Es que la misericordia de Dios está cerca de los que hacen el bien}, Sagrado Corán – sura «Al-Aaraf» (Las alturas), 54-56.

[4] Las aleyas de «An-Nur» (La luz) son: {Dios es la luz de los Cielos y la Tierra. El ejemplo de su luz es como un nicho en el que hay una lámpara. La lámpara está en un cristal. El cristal es como un astro resplandeciente. Se enciende por un árbol bendito de aceitunas que no es oriental ni occidental. Casi su aceite alumbra sin que lo toque ningún fuego. Luz sobre luz. Guía Dios a su Luz a quien Él quiere. Y pone Dios los ejemplos para los hombres. Y Dios es Omnisciente * En casas que ha permitido Dios que se eleve y se mencione en ellas su nombre, que se lo glorifique en ellas por la madrugada y el crepúsculo vespertino * Hay varones a los que no los distrae un negocio ni una venta del recuerdo de Dios, de la realización del azalá y de la entrega del azaque. Ellos temen un día en el que se inviertan los corazones y las miradas * para que los recompense Dios por lo más bueno de lo que han obrado e incremente para ellos su favor. Y Dios provee a quien Él quiere sin cuenta}, Sagrado Corán – sura «An-Nur» (La luz), 35-38.

[5] El final de «Al-Kahf» (La caverna) es: {Di: «Si fuera el mar tinta para las palabras de mi Señor, ciertamente se agotaría el mar antes de que se agotaran las palabras de mi Señor, aunque viniéramos con otro tanto de tinta» * Di: «Es que yo soy un ser humano como vosotros. Se me ha revelado que vuestro dios es un dios único. Así pues, quien espere el encuentro con su Señor, que haga obras buenas, y que no asocie en su adoración a su Señor a nadie»}, Sagrado Corán – sura «Al-Kahf» (La caverna), 109-110.