Cómo reconocer al Argumento

Cómo se distingue al verdadero reivindicador del falso

Esta es la materia que explica cómo se reconocen los Argumentos de cada época, ya sean profetas, sucesores o reyes designados por Dios con el cual se diferencia el verdadero reivindicador del falso. Esta ley fue establecida por Dios Glorificado y Altísimo en el Noble Corán. También ha sido confirmada por las narraciones de los purificados Muhammad y la familia de Muhammad (a).

Ley para reconocer al Argumento en el Noble Corán

¿Acaso Dios Glorificado y Altísimo ha establecido una ley con la cual reconocer al verdadero reivindicador en toda época? Él es Argumento de Dios sobre sus siervos y el Califa de Dios en la Tierra. Obedecerlo es obedecer a Dios, desobedecerlo es desobedecer a Dios, creer en él y entregarse a él es creer en Dios y entregarse a Dios. Descreer de él y renunciar a él es descreer de Dios y renunciar a Dios.

¿O es que Dios dejó la cuerda al extraño (lejos de esto está el Glorificado y Altísimo) siendo Él el Sabio Absoluto, el Todopoderoso y el de mejor capacidad para medir? {Cada cosa junto a Él es en cierta medida}, Sagrado Corán – sura «Ar-Rad» (El trueno), 8. Siendo Él {Sabedor de lo oculto. No está lejos de Él el peso de un átomo ni en los Cielos ni en la Tierra, ni algo más pequeño que eso ni más grande sin que esté en un libro claro}, Sagrado Corán – sura «Saba» (Saba), 3.

En conclusión, la sabiduría divina requiere el establecimiento de una ley para reconocer al Califa de Dios en la Tierra en toda época. Esta ley debe estar establecida desde el primer día que Dios Glorificado ha puesto un califa en la Tierra. Esta ley no puede surgir en uno de los mensajes del Cielo posteriores al primer día de existencia de los obligados a los preceptos religiosos desde el primer día,

La persona obligada a los preceptos religiosos necesita esta ley para reconocer al dueño de la verdad divina y si no, tendrá frente a Dios Glorificado y Altísimo una excusa para no seguir al dueño de la verdad divina por no poder distinguir y no tener una ley divina para reconocer a este califa designado. El destino seguro para todos alrededor de la historia del primer día, cuando Dios puso un califa suyo en la Tierra, es:

Después de que Dios creó a Adán (a) le enseñó todos los nombres. Luego, Dios ordenó a quienes lo adoraban en ese momento, a los ángeles y a Satanás, que se prosternaran ante Adán.

Es que Dios ha indicado a Adán como a su califa en presencia de los ángeles (a) y de Satanás.
Dijo el Altísimo: {Y cuando dijo tu Señor a los ángeles: «Ciertamente, he de poner en la Tierra a un califa». Dijeron: «¿Acaso has de poner en ella a quien corrompa en ella y derrame sangre, y nosotros glorificamos con tu alabanza y te santificamos?» Dijo: «Ciertamente, Yo sé lo que no sabéis»}, Sagrado Corán – sura «Al-Báqara» (La vaca), 30.
{Y enseñó a Adán los nombres, todos ellos. Luego los expuso a los ángeles y dijo: «Informadme los nombres de éstos, si sois veraces»}, Sagrado Corán – sura «Al-Báqara» (La vaca), 31.
{Así pues, cuando lo haya formado y haya soplado en él de mi espíritu, caed ante él prosternados}, Sagrado Corán – sura «Al-Hiyr» (El rocoso), 29.
{Y cuando dijimos a los ángeles: «Prosternaos ante Adán». Pues se prosternaron, excepto Satanás, que era de los genios. Así pues, se desvió del mandamiento de su Señor. ¿Vais, pues, a tomadlo a él y a su progenie como a patronos excluyéndome a Mí siendo ellos para vosotros enemigos? ¡Qué malo es para los injustos este cambio!}, Sagrado Corán – sura «Al-Kahf» (La caverna), 50.

Estas tres cosas son la ley de Dios Glorificado y Altísimo para el reconocimiento del Argumento sobre los hombres y Califa de Dios en la Tierra. Estas tres cosas son la ley de la tradición de Dios Glorificado y Altísimo para reconocer a Su califa desde el primer día. Esta tradición divina continuará hasta que este mundo llegue a su término y sobrevenga la hora.

{Tradición de Dios entre los que pasaron antes. Y no encontrarás en la tradición de Dios ningún cambio}, Sagrado Corán – sura «Al-Ahzab» (Los partidos), 62.
{Tradición de Dios que ya pasó antes. Y no encontrarás en la tradición de Dios ningún cambio}, Sagrado Corán – sura «Al-Fath» (La victoria), 23.

La ley para determinar al Imam líder y califa de Dios se apoya en la razón sana.

Simplemente, es como cualquier persona que tiene una fábrica, una granja, un barco o cualquier cosa con trabajadores. Debe nombrar a alguno de ellos para que los dirija e indicarlo con su nombre o habría caos. Éste debe ser el que más sepa de ellos y el más favorable. Y debe ordenarles que lo obedezcan para lograr lo que él espera. De lo contrario, si esta persona falta a alguna de estas tres cosas, dejará de lado la sabiduría por la estupidez. Entonces, ¡¿cómo es que los hombres aprueban que Dios dejara alguna de estas tres cosas siendo Él el Sabio Absoluto?!
Si un hombre tiene un barco, una fábrica o cualquier lugar donde hay gente trabajando se supone que él nombre un capitán para el barco, un gerente para la fábrica o un jefe para esa gente, si no lo hiciera así y el barco se hundiera, la fábrica se destruyera u ocurriera algún daño, entonces sería un acto de insensatez y de falta de sabiduría.
O si nombrara a alguien, pero no al más capacitado o al más apto para la posición, y hubiera un déficit en la productividad de la fábrica o cualquier emergencia que causara el hundimiento del barco, por ignorar éste las normas de funcionamiento de la fábrica o los procedimientos en caso de emergencia, entonces, ¿no sería un acto de insensatez o de falta de sabiduría? Es necesario y sabio elegir al más capacitado o colocar al elegido con el saber necesario para que pueda ser el más eficiente y capaz de pilotar el barco y llevarlo hasta la orilla a salvo o alcanzar los mejores resultados para la fábrica.
Y si suponemos que esta persona designa a un capitán para el barco, a un gerente para la fábrica o a un jefe para estos hombres que es el de mayor saber y capacidad para esta posición, pero no ordena a los hombres que obedezcan a este capitán, gerente o jefe y los hombres actúan según sus propios deseos porque no se les manda obedecer al jefe designado y hay caos o daños por no haber ordenado a los hombres que obedecieran al capitán o al jefe, ¿no se lo describirá como a un necio en lugar de un sabio? Pues, ¿qué beneficio tiene nombrar al líder más apto si no se les ordena a los hombres obedecerlo? No creo que alguien sensato y sabio diga lo contrario. (Debe nombrar a un líder, que tenga u obtenga todo el saber que necesita y debe ordenar a los liderados obedecerlo).
Y esto está en el Corán, porque con el primer califa de Dios Glorificado en la Tierra se estableció esta ley, que es el una ley pare reconocer al califa y argumento de Dios sobre sus siervos. Es más, es una ley para conocer a Dios, porque conociendo al califa de Dios se conoce a Dios.
Así que la designación del Imam líder y califa de Dios está en lo que dijo el Altísimo:
{Y cuando dijo tu Señor a los ángeles: «Ciertamente, he de poner en la Tierra a un califa». Dijeron: «¿Acaso has de poner en ella a quien corrompa en ella y derrame sangre, y nosotros glorificamos con tu alabanza y te santificamos?» Dijo: «Ciertamente, Yo sé lo que no sabéis»}, Sagrado Corán – sura «Al-Báqara» (La vaca), 30.
El hecho de que esta califa sea el más sabio está en lo que dijo el Altísimo: {Y enseñó a Adán los nombres, todos ellos. Luego los expuso a los ángeles y dijo: «Informadme los nombres de éstos, si sois veraces»}, Sagrado Corán – sura «Al-Báqara» (La vaca), 31.
Y la orden de obedecer a este califa está en lo que dijo el Altísimo: {Así pues, cuando lo haya formado y haya soplado en él de mi espíritu, caed ante él prosternados}, Sagrado Corán – sura «Al-Hiyr» (El rocoso), 29.
Es más, quien revise la Torá y el Evangelio encontrará muchos textos que se coinciden completamente con el texto coránico de que la ley para reconocer al califa de Dios o la ley para conocer a Dios son estas tres cosas que he explicado.
Así pues, quien sea sucesor del Mensajero de Dios, quien sea el más sabio de los hombres después del Mensajero de Dios y quien sea el que el Mensajero de Dios ordenó obedecer por mandato de Dios debe ser una persona que reúna esta tres condiciones. De lo contrario, quien diga que no, estará acusando a Dios Glorificado y Altísimo de faltar a la sabiduría.
Yo digo: ¿Quién? Y dejo la respuesta a los que pregunto. Quizás los hombres sean justos consigo mismos con la respuesta correcta.
Y vale la pena que prestemos atención a que desde el principio hubo quien se negó a obedecer el mandamiento de Dios Glorificado y Altísimo, y negó que hubiera entre él y Dios un intermediario Suyo. Negó que Adán (a) fuera la quibla de Dios y este maligno negador fue Satanás, que Dios lo maldiga (el pavo real de los ángeles). Sí, confirmo que quien se negó a prosternarse ante Adán (a) era el pavo real de los ángeles su momento. Espero que todo el que quiera responder a esta pregunta anterior tenga presente esto. Dijo el Altísimo: {Y cuando dijimos a los ángeles: «Prosternaos ante Adán». Pues se prosternaron, excepto Satanás, que era de los genios. Así pues, se desvió del mandamiento de su Señor. ¿Vais, pues, a tomadlo a él y a su progenie como a patronos excluyéndome a Mí siendo ellos para vosotros enemigos? ¡Qué malo es para los injustos este cambio!}, Sagrado Corán – sura «Al-Kahf» (La caverna), 50.