Cómo entró Satanás al Paraíso para tentar – El árbol del que comió Adán

Pregunta 3:

  1. Se sabe que Satanás fue expulsado del Paraíso por no prosternarse ante Adán (a). ¿Cómo pudo entrar al Paraíso, susurrar a Adán y hacerlo comer del árbol que Dios le había prohibido? Puesto que las palabras de Satanás a Adán indican que estaba junto a él en el Paraíso, pues señaló al árbol diciendo “este”, pronombre que indica que el hablante está presente directamente ante la persona interpelada.
  2. ¡¿Qué es el árbol del cual comió Adán (a)?!
  3. ¡¿Acaso la vergüenza de Adán y Eva era visible por estar sin ropa?! ¡¿Cuando comieron del árbol su vergüenza se les mostró y empezaron a cubrirse con hojas del Paraíso?! ¡¿Y qué eran las hojas con las que se cubrían?!

Respuesta: para esta pregunta necesitamos una introducción. Adán (a) fue creado de barro, es decir, de esta Tierra. Pero no se quedó en la Tierra solamente. Ascendió a la parte más alta del cielo de este mundo, es decir, del Primer Cielo. O podemos decir a las puertas del Segundo Cielo que es el Paraíso Celestial, o como está descripto en las narraciones de ellos (a): «Fue ubicado a las puertas del Paraíso, es decir, del Paraíso Celestial. Los ángeles pasaban sobre él».[1]

Este ascenso del barro de Adán impone que su barro (a) brille con la luz de su Señor y de su sutileza. Por lo tanto, cuando Dios trasmitió el espíritu por primera vez en él, su cuerpo fue sutil, delicado, en el Paraíso Físico material. En este paraíso no había oscuridad que obligara a expulsar desechos del cuerpo de Adán (a).

En cuanto al espíritu de Adán (a), disfrutaba del Paraíso Celestial[2] o paraísos celestiales, porque eran muchos: {paraísos, corren debajo de ellos, ríos}.[3] El Paraíso Físico y el Paraíso Celestial, ambos están mencionados en la sura Ar-Rahmán (El misericordioso), {Y para quien haya temido la posición de su Señor hay dos paraísos… dotados de ramas}.[4] Y también {y además de ellos dos, otros dos paraísos… de verdes oscuros}.[5]

El ascenso es un ascenso de manifestación (aparición), no un ascenso de desplazamiento (es decir, de lugar).[6] Por ende, no es que Adán no existía en esta Tierra física en la que vivimos, sino que existía en ella. Si no hubiera existido en ella estaría muerto.

Por lo tanto, Adán (a) vivió desde el principio en la vida de este mundo con un cuerpo sutil. Pero se volvió denso sobre la Tierra de la cual ascendió cuando desobedeció a su Señor Glorificado.

۞ ۞ ۞

Respuesta (B): el árbol del cual comió Adán (a) era de trigo, de manzana, de dátiles, de higo, etc.… Era el árbol del saber de la familia de Muhammad (a).

Estos frutos de los mundos superiores simbolizan al saber. Este árbol bendito que está mencionado en el Corán, portaba el saber exclusivo de Muhammad y la familia de Muhammad (a).[7]

۞ ۞ ۞

Respuesta (C): dijo el Altísimo: {y la ropa de la devoción, esa es mejor}.[8] La ropa que fue quitada a Adán y a Eva era la ropa de la devoción. Pues en los mundos superiores en los que vivían la desnudez se cubría con la devoción; pues esta se convertía en una ropa que cubría el cuerpo del ser humano en estos mundos. Luego cuando Adán (a) y Eva (a) desobedecieron comiendo del árbol bendito ―el árbol del saber de la familia de Muhammad (s) que se convertía en una desgracia para quien comiera de él sin el permiso de Dios Glorificado y Altísimo― ambos perdieron la ropa de la devoción y se les mostraron sus partes pudendas.

En cuanto a las hojas del Paraíso con las que se cubrieron, pues es la religión, considerando que las hojas verdes en los mundos superiores simbolizan la religión. Estas hojas con las que se cubrieron Adán y Eva (a) eran el arrepentimiento y la búsqueda del perdón de Dios por el derecho de los compañeros del Manto (a), cuyos nombres Adán (a) leyó escritos en la pata del Trono.[9]

۞ ۞ ۞

Respuesta (A): el Paraíso del cual fue expulsado Satanás (maldígalo Dios) es el Paraíso Celestial, y también el Paraíso del Reino (Mundanal). Pero Adán (a) existía en todos los Mundos del Reino (Mundanal). Por lo tanto, los susurros de Satanás, maldígalo Dios, eran al Adán presente en los mundos mundanales que están debajo del Paraíso del Reino (Mundanal).[10]

En cuanto a que señaló el árbol como si estuviera (maldígalo Dios) presente junto a él, es porque las frutas del árbol sobre esta Tierra solo son una aparición y una manifestación del saber de la familia de Muhammad (a). Así que la manzana, el trigo, el hijo… son bendiciones del saber de la familia de Muhammad (a) (con ellas os sustentáis), como está mencionado en la súplica de las narraciones de ellos (a).[11]


[1] Qasas al-Anbiya del sayed Naamatulá Al-Yazairí, pág. 55.

[2] Y esto no es de extrañar, pues Alí Bin Abi Talib (a), en cuerpo, era vecino de los hombres en este mundo físico y su espíritu estaba en el Reino de los Cielos, como lo aclaran sus palabras previas a su martirio (a): «… ciertamente, he sido en cuerpo un vecino cercano a vosotros durante unos días. Este morirá y de mí habrá un cadáver vacío, quieto después de moverse, silencioso después de haber hablado…», Nahyul Balaga, vol. 2, pág. 34.

[3] Sagrado Corán – sura “Al-Báqara” (La vaca), 25 y otras aleyas en muchas otras suras.

[4] Sagrado Corán – sura “Ar-Rahmán” (El Misericordioso), 46, 48.

[5] Sagrado Corán – sura “Ar-Rahmán” (El Misericordioso), 62, 64.

[6] El desplazamiento es el traslado de lugar de una cosa después de haber estado presente en él. En cuanto a la manifestación, es una aparición de la realidad reflejada y asimilada que sigue siendo la misma. Esto se aclarará aún más.

[7] De la interpretación del Imam al-Hasan al-Áskari (a): «… “y no os acerquéis a este árbol”, que era el árbol del saber. Y era exclusivo para Muhammad y su familia, y para nadie más. Por la orden de Dios nadie recibe de él excepto ellos. De él es de donde el Profeta (s), Alí, Fátima, Hasan y Husein, las bendiciones de Dios sean con ellos, toman ―luego de alimentar al indigente, al huérfano y al cautivo― hasta no tener hambre, ni sed, ni cansancio, ni fatiga. Es un árbol que se distingue entre los árboles del Paraíso. El resto de las clases de árboles del Paraíso tenían un solo tipo de fruta y comestible. Este árbol y su género tenían trigo candeal, uva, higo, azufaifa y demás tipos de frutos, manjares y alimentos…», Bihar al-Anwar, vol. 11, pág. 189.

[8] Sagrado Corán – sura “Al-Aaraf” (Las alturas), 26.

[9] De Mufaddal Bin Omar que dijo: Abu Abdulá (a) dijo: «… Cuando Dios Glorioso y Excelso hizo habitar a Adán y a Eva en el Paraíso les dijo a ambos: “Comed de él holgados donde queráis y no os acerquéis a este árbol”, o sea, el árbol de trigo, “pues seríais de los injustos”. Entonces observaron el rango de Muhammad, de Alí, de Fátima, de Hasan, de Husein y de los imames después de ellos (a), y encontraron que son los rangos más honorables del Paraíso. Y dijeron: “Oh, Señor nuestro, ¿de quiénes son estos rangos?” Y Dios Excelso de esplendor, dijo: “Alzad vuestra cabeza hacia la pata del Trono”. Ellos alzaron su cabeza y encontraron los nombres de Muhammad, Alí, Fátima, Hasan, Husein y los imames (las bendiciones de Dios sean con ellos) escritos sobre la pata del Trono, con una luz de la luz de Dios Poderoso y Excelso de esplendor… Cuando Dios Glorioso y Excelso quiso aceptarles el arrepentimiento Gabriel (a) fue a ellos y les dijo: “Habéis sido injustos con vosotros mismos al haber deseado el rango de quien ha sido favorecido por encima de vosotros. Así que vuestra retribución será ser castigados bajando de la vecindad de Dios Glorioso y Excelso a su Tierra. Pedid a vuestro Señor por el derecho de los nombres que habéis visto sobra la pata del Trono hasta que acepte vuestro arrepentimiento”. Ellos dijeron: “Oh, Dios, te pedimos por el derecho de los más nobles para ti, Muhammad, Alí, Fátima, Hasan, Husein y los Imames (a), que aceptes nuestro arrepentimiento y tengas misericordia de nosotros”. Entonces Dios les aceptó el arrepentimiento. Él es el Indulgente, el Misericordiosísimo…», Maani al-Ajbar del Jeque As-Saduq, vol. 1, pág. 108.

[10] Aquí el Sayed Ahmed Alhasan (a) diferencia claramente a los Mundos Mundanales del Paraíso o Paraísos del Reino. Satanás, al que se le vedó “la puerta del paraíso”, susurra a Adán (a) en los Mundos Mundanales, no en el Reino de este Mundo, o digamos, en el Primer Cielo.

[11] Pasaje de la súplica del Imam Al-Baqir (a) narrado por Al-Kulaini en Al-Kafi, vol. 2, pág. 244. Y de Abu Abdulá (a): «Dios nos ha creado con la mejor imagen y ha hecho de nosotros su ojo sobre sus siervos, su lengua hablante en su creación, su mano extendida sobre sus siervos con compasión y misericordia, su rostro con el cual se da, su puerta que guía hacia Él y sus tesoros en su Cielo y su Tierra. Por nosotros los árboles dan fruto, los frutos maduran y los ríos corren. Por nosotros baja la lluvia del cielo y crece el pasto en la tierra. Por nuestra adoración Dios es adorado y si no fuera por nosotros Dios no habría sido adorado», Al-Kafi, vol. 1, pág. 144.


Del libro Las alegorías vol. 1 del Imam Ahmed Alhasan (a)