Declaraciones de algunos eruditos shias sobre el incesto de los hijos de Adán y Eva

Hay algunos juristas shias que han seguido a los sunnis y no tienen ningún reparo en decir que la humanidad es el resultado de una unión entre hermanos (incesto). Me limitaré a citar algunas de sus declaraciones:

En Tafsir Al-Mizan, Muhammad Husein Tabatabaí dijo:

«Declaración sobre la reproducción de la segunda casta del ser humano:

La primera casta del ser humano que es Adán y su esposa se reprodujo en parejas, pues engendraron hijos e hijas (hermanos y hermanas). ¿Luego se reprodujeron apareándose entre ellos siendo hermanos y hermanas o de una forma distinta? Lo aparente que se deduce de lo que dijo el Altísimo en el versículo “y ha propagado a partir de ellos dos, varones en abundancia y mujeres” sobre lo anterior, es que la progenie presente del ser humano se remonta a Adán y su esposa, sin que compartan esto con ningún otro macho o hembra. El Corán no menciona la propagación sino sólo a partir de ellos. Si hubiera alguna participación de otros además de ellos dos hubiera dicho “y ha propagado a partir de ellos dos y de otros” o lo hubiera mencionado con otras palabras convenientes. Se sabe que la restricción del comienzo del linaje a partir de Adán y su esposa requiere la unión de sus hijos con sus hijas.

En cuanto a la norma de la prohibición de esto en el islam, como está en la jurisprudencia precedente basada en lo narrado, es una norma legislativa que sigue al interés general y a los abusos, pero no es que no se pueda cambiar. Su rienda está en manos de Dios, Glorificado sea, que hace lo que quiere y legisla lo que quiere. Entonces es aceptable que lo permita por un día para responder a una necesidad y luego lo prohíba al desaparecer la necesidad, para evitar que se propague la indecencia en la sociedad».[1]

Tabatabaí concluye que las personas son resultado de un incesto entre los hijos y las hijas de Adán (con él sea la paz) imaginando un significado a primera vista de lo que dijo el Altísimo: {y ha propagado a partir de ellos dos, varones en abundancia y mujeres}, ¡por considerar que este versículo no menciona ningún otro origen de descendencia!

La verdad, es que, a primera vista, el versículo habla de las almas en el Primer Cielo o Paraíso, en el cual fue creado Adán (con él sea la paz). Aunque dijéramos: que el versículo señala la exclusividad de una descendencia de Adán y Eva, todavía el versículo habla de las almas. Es claro el significado de que el alma de Eva fue creada del alma de Adán (con él sea la paz), pues en un sentido, esta creación es que el alma de ella es rasgada del alma de Adán (con él sea la paz). No que el cuerpo de Eva haya sido creado de una parte del cuerpo de Adán como está en la Torá y como creen algunos juristas sunnis.

La creación terrenal de Adán (con él sea la paz) o su descenso a la Tierra es posterior a la creación de su alma.

Pues el alma de Adán (con él sea la paz) fue creada en el Cielo a partir del barro ascendido y del soplo del espíritu en ella.

Luego, a partir del alma de Adán (con él sea la paz) fue creada el alma de Eva (con ella sea la paz).

Luego, a partir de ambas fueron creadas las demás almas de los hijos de Adán (con él sea la paz) y el alma de las esposas de los hijos de Adán provienen de estas almas.

Esto es lo que se ve con claridad en el versículo, dijo el Altísimo: {Oh hombres, guardaos de vuestro Señor, que os ha creado de un alma sola, y creó de ella a su pareja, y ha propagado a partir de ellos dos, varones en abundancia y mujeres. Y guardaos de Dios, por quien os pedís vosotros y los consanguíneos. Ciertamente, Dios es sobre vosotros un observador}.[2]

Por lo general, lo aparente de un versículo no puede ser evidencia de que la humanidad sea el resultado de una unión de hermanos con hermanas (incesto) como afirman, pues hasta quien no acepta lo que he presentado —con extrema claridad— de que el significado del versículo habla sobre las almas como se ve a primera vista {os ha creado de un alma sola, y creó de ella a su pareja}, igualmente se ve obligado a admitir que lo que hemos presentado es una forma de entender lo aparente de él. Con esto lo aparente de él se convierte en alegórico y no se puede utilizar como base de la creencia, pues la creencia no puede tomarse de lo alegórico.

Además: citaremos otra declaración de uno de los juristas shias que es Naser Makarem Shirazi:

«¿Cómo fue el matrimonio de los hijos de Adán?

Dijo el Glorificado: “y ha propagado a partir de ellos dos, varones en abundancia y mujeres” se desprende de esta frase que la propagación de la progenie de Adán y su multiplicación han sido por solamente medio de Adán y Eva, es decir, sin que haya ninguna presencia de terceros (sic), o sea, ninguna intervención en ello.

En otras palabras: que la progenie humana presente se remonta hasta Adán y su esposa sin que otros participen con ellos en esto, aparte de ellos dos, ya sean machos o hembras.

Esto implica que los hijos de Adán (hermanos y hermanas) se han casado entre ellos, porque si la multiplicación de la progenie humana hubiera sido por medio de sus uniones con otros, sus palabras: “a partir de ellos dos” no serían verdad ni serían correctas.

Ya ha sido indicado este tema en numerosos hadices también. No hay motivo para sorprenderse y maravillarse cuando, según lo que indican en conjunto los hadices trasmitidos por la Gente de la Casa (con ellos sea la paz), este tipo de matrimonio estaba permitido, ya que todavía no se había recibido la norma de prohibición “del matrimonio de un hermano con su hermana”.

Es obvio que la prohibición de algo depende de la prohibición de Dios Glorificado sea, pues nada impide que algo durante un determinado tiempo sea autorizado por una necesidad urgente o un interés, y prohibido después en otro tiempo.

Por otra parte, en otros hadices se ha declarado que los hijos de Adán no se casaron con sus hermanas. Esto carga profundamente contra quien tiene esta opinión y lleva esta doctrina.

Si debiéramos sopesar, según la contradicción de los hadices, lo que concuerda con lo aparente del Corán, deberemos elegir el primer conjunto, porque concuerda con lo aparente del presente versículo como he explicado antes.

Luego hay aquí otra posibilidad que dice: que los hijos de Adán se casaron con otros humanos que precedieron a Adán y a su origen, porque Adán —según algunas narraciones— no fue el primer ser humano en habitar la Tierra.

Los estudios y las investigaciones científicas de hoy ya han revelado que la especie humana vivió en la Tierra desde un tiempo muy antiguo, mientras que la fecha de aparición de Adán en la Tierra no fue hace mucho tiempo, por lo tanto, se debe aceptar la teoría que dice: que antes de Adán vivían en la Tierra otros humanos y que la desaparición de los últimos de que quedaban de ellos fue contemporánea a la aparición de nuestro Adán. Entonces, ¿cuál sería el impedimento de que los “hijos de Adán” se hayan casado con las demás especies humanas precedentes que estaban en las últimas de su extinción?

Sin embargo, esta posibilidad tampoco coincide con lo aparente del presente versículo (esta investigación requiere ampliar más, no se abarca en este ámbito)».[3]

Ellos dicen: que hay un conjunto de narraciones que afirman que la humanidad es un resultado del incesto y adjudican más probabilidad al matrimonio ilícito porque imaginan que coincide con lo aparente del Corán, ya que consideran que el versículo habla de los cuerpos y sostiene la exclusividad de Adán y Eva, mientras que está claro por lo aparente de él, que habla del alma y no del cuerpo {os ha creado de un alma sola, y ha creado de ella a su pareja}. Al mismo tiempo pasan por alto o se hacen los distraídos de que las narraciones a las que adjudican más peso, coinciden con la creencia que se opone a la familia de Muhammad (con ellos sea la paz). Muchas de sus narraciones (con ellos sea la paz) que coinciden con los opositores fueron dictadas por prudencia. Hay una base de consentimiento en oponerse a estas, entonces lo primero es no privilegiar las narraciones que se pronuncian por el incesto; porque coinciden con los opositores a la familia de Muhammad (con ellos sea la paz), coinciden con los judíos y los cristianos, que son partidarios de creencias falsas y la madurez está en oponerse a ellos en caso de contradicción, así pues, lo primero es aceptar las narraciones que refutan esto.

Además, he encontrado que Tabatabaí utiliza la narración de Al-Ihtiyay[4] como evidencia:

«Y en Al-Ihtiyay”, de Sayad (con él sea la paz) en una conversación que tuvo con un qureishí[5] describe el matrimonio de Abel con Lusa, hermana de Caín y el matrimonio de Caín con Aqlima, hermana de Abel. Dijo: entonces el qureishí le dijo: ¿así que ambos engendraron? Dijo: sí. Entonces el qureishí le dijo: pues esto es lo que han hecho los magos hoy. Dijo: entonces dijo: los magos han hecho eso después de la prohibición de Dios. Luego le dijo: no rechaces esto, pues es de los cánones de Dios, ¿acaso Dios no ha creado a la esposa de Adán de él y luego se la ha hecho lícita? Pues esa fue la jurisprudencia para ellos, luego, después de eso, Dios dictó la prohibición. Hadiz.

Digo: esto es lo mencionado en el hadiz que concuerda con lo aparente del libro y su consideración. Hay otras narraciones que se oponen a esta, que señalan que ellos se casaron con huríes y genias que descendieron a ellos y he reconocido la verdad en ello».[6]

Si examinamos la narración de Al-Ihtiyay vemos que menciona otra cuestión, que Eva fue creada de una parte del cuerpo de Adán. Esto significa que ellos también creen en esta cuestión, pues la narración que han adoptado es clara al decir que Eva fue creada de una parte del cuerpo de Adán como está en la Torá y como dice su público en general.

De Abu Hamza Az-Zamali, que dijo: [escuché a Alí Bin Al-Husein (con él sea la paz) conversando con un varón de los Quraish que dijo: cuando Dios perdonó a Adán, éste yació con Eva. No lo había hecho desde que habían sido creados en la Tierra, así que fue después de que Dios lo perdonó. Dijo: Adán enaltecía la Casa y sus alrededores por la inviolabilidad de la Casa. Si quería yacer con Eva salía del santuario y ella con él. Luego de dejar el santuario yacía con ella de forma lícita, luego se bañaban sublimemente para el santuario y entonces regresaban al patio de la Casa. Dijo: entonces Adán engendró de Eva veinte varones y veinte hembras. En cada vientre engendró un varón y una hembra, primero el vientre de Eva engendró: a Abel y con él a una doncella a la que llamó: Aqlima. Dijo: luego engendró: a Caín y con él a una doncella a la que llamó Luza. Luza era la más bella de las hijas de Adán. Dijo: entonces cuando maduraron Adán temió por ellos una tribulación, los llamó y les dijo: quiero que Abel despose a Luza y que Caín despose a Aqlima. Caín dijo: no me complace esto, ¿has de casarme con la fea hermana de Abel y casar a Abel con mi bella hermana? Dijo: pues decidiré entre vosotros dos con flechas. Si tu flecha, Caín, cae sobre Luza y tu flecha, Abel, cae sobre Aqlima, casaré a cada uno de vosotros dos como salió su flecha. Dijo: ambos estuvieron de acuerdo en esto y echaron suertes. Dijo: entonces la flecha de Abel cayó sobre Luza hermana de Caín y la flecha de Caín cayó sobre Aqlima, hermana de Abel. Dijo: entonces casó a ambos según lo que les salió, como Dios quiso.

Dijo: luego, después de eso, Dios prohibió el matrimonio entre hermanos. El qureishí le dijo: ¿entonces ambos engendraron? Dijo: sí. Dijo: entonces el qureishí le dijo: ¡pues esto es lo que han hecho los magos hoy! Dijo: entonces Alí Bin Al-Husein dijo: los magos lo han hecho después de la prohibición de Dios. Luego Alí Bin Al-Husein (con él sea la paz) dijo: no rechaces esto, pues es de los cánones establecidos, ¿acaso Dios no creó a la esposa de Adán de él y luego la hizo lícita para él? Pues esta fue una de las sharías para ellos, luego, después de ello, Dios dictó la prohibición].[7]

Traeremos narraciones claras de la familia de Muhammad, las salutaciones de Dios sean con ellos, que repudian este acto. Decir que los hijos de Adán lo han cometido cuando los animales lo evitan, algo que está científicamente demostrado hoy en las comunidades de chimpancés y gorilas, que ellos en su mayoría evitan el incesto, ¡¿cómo es que quienes se hacen llamar a sí mismos hombres de religión atribuyen este acto al ser humano?!

¡¿Es razonable que se opongan a la evolución porque rechazan que haya un antepasado en común entre el ser humano y el chimpancé o que rechacen que el origen lejano del cuerpo del ser humano sea un simio y al mismo tiempo pongan al hombre moderno —y en particular a Adán y a sus hijos— a un nivel muy inferior al de los simios, de modo que el apareamiento de hermanos con hermanas, que es habitualmente evitado en comunidades de chimpancés y gorilas desde hace millones de años, fuera practicado y aprobado por el ser humano, según ellos, y no cualquier ser humano; el profeta de Dios, Adán y sus hijos, los sucesores (con ellos sea la paz)?!


[1] Fuente: At-Tabatabaí, Tafsir Al-Mizan, vol. 4, págs. 144-145.

[2] Sagrado Corán, sura «An-Nisa» (Las mujeres), 1.

[3] Fuente: Ash-Shirazi, Tafsir Al-Amzal, vol. 3, pág. 82.

[4] Al-Ihtiyay: lit. la argumentación.

[5] Qureishí: miembro de la dinastía de los Quraish.

[6] Fuente: At-Tabatabaí, Tafsir Al-Mizan: “Interpretación de la sura An-Nisa: versículo 1”.

[7] Fuente: Jeque At-Tabrisi, Al-Ihtiyay, vol. 2, págs. 43-44.


Del libro La ilusión del ateísmo del Imam Ahmed Alhasan (a)