Declaraciones de eruditos sunnis sobre el incesto de los hijos de Adán y Eva

Muchos juristas sunnis e intérpretes están de acuerdo con la creencia cristiana y judía en lo que se refiere a la creación de Eva y la descendencia de Adán, pues según ellos, Eva, la esposa de Adán (con él sea la paz), fue creada de la costilla de él y los hijos de Adán se casaron con las hijas de él. Así han establecido que Adán se apareó con una parte de sí mismo y que los profetas, los sucesores y la descendencia de Adán son resultado de un incesto. Este es un ejemplo de sus fetuas y declaraciones:

«La mujer fue creada de una costilla torcida:

Pregunta: Mustafá (las salutaciones de Dios sean con él y le bendiga) dijo: Tratad bien a las mujeres, porque la mujer fue creada de una costilla. Acordado.

El Jeque Shuaib Al Arnaout dice: en su investigación y su comentario sobre el libro Riad As-Salihin (El Jardín de los Justos) del Imam An-Nawawi, bajo este hadiz, comentando este hadiz con su declaración: “Las palabras aquí sobre la representación y su analogía son como se declara en la segunda narración: la mujer es como una costilla. No es que la mujer haya sido creada de una costilla de Adán como algunos imaginan. En la tradición auténtica no hay nada de eso.

Honorable Jeque: esto es lo que literalmente dijo el Jeque Arnaout, aunque Mustafá (las salutaciones de Dios sean con él y le bendiga) literalmente dice y con toda claridad: que la mujer fue creada de una costilla. La evidencia de esto —supongo— está en lo que dijo el Altísimo: {aquél que os ha creado de un alma sola, y ha creado de ella a su pareja} [sura «An-Nisa» (Las mujeres, 1], en lo que dijo el Altísimo: {Él es Quien os ha creado a partir de un alma sola, y ha hecho de ella a su pareja} [sura «Al-Araf» (Las alturas), 189], en lo que dijo: {Y entre sus señales está que ha creado para vosotros de vuestras almas, parejas para que encontréis la calma junto a ellas} [sura «Ar-Rum» (Los romanos), 21] y en lo que dijo: {Y Dios ha puesto para vosotros de vuestras almas, parejas} [sura «An-Nahl» (La abeja), 72, y los exégetas ya han dicho: que se refiere a las mujeres, entonces Eva fue creada de la costilla de Adán (con él sea la paz).

Honorable Jeque: ¿lo que dijo el Jeque Arnaout es correcto o incorrecto? ¿Cuál es vuestra orientación para el hadiz que él utilizó, que la mujer es como una costilla, si intentas enderezarla se quiebra y si quieres disfrutar con ella disfruta dejándola torcida? Respóndenos, que Dios te recompense.

Respuesta 1: lo aparente del hadiz es que la mujer —y por mujer, Eva — con ella se la paz— fue creada de una costilla de Adán. Esto no contradice al otro hadiz en el cual la mujer es como una costilla. Es más, se desprende de este punto su analogía, que ella está torcida como ésta, porque su origen es de ésta, y su significado es: que la mujer fue creada de una costilla torcida y no se niega su torcedura. Así pues, si el esposo quisiera enderezarla decididamente y quitarle su torcedura, dará lugar al resquebrajamiento, la separación y se romperá. Si es paciente con la deficiencia de ella, su debilidad intelectual y lo demás de su torcedura, durará y continuará el compañerismo, como lo aclara la explicación del hadiz, incluyendo el de Al-Hafid Ibn Háyar en Al-Fath (6/368), que Dios tenga misericordia de todos ellos. Con esto se ve que negar la creación de Eva de una costilla de Adán es incorrecto. Con Dios está el éxito y que las salutaciones de Dios sean con nuestro profeta Muhammad, su familia y compañeros y les bendiga.

Comité Permanente de Investigaciones Científicas y Fetuas:

Presidente: Abdul Aziz bin Abdulá bin Baz

Vicepresidente: Abdul Aziz Aal Ash-Jeque

Miembro: Abdulá bin Gadián

Miembro: Saleh Al-Fauzán

Miembro: Bakr Abu Zaid».[1]

Con respecto a la unión de hermanos con hermanas (incesto), Ibn Kazir dijo en su interpretación:

«Se ha informado en lo mencionado por más de uno de los salafis y los califas, que Dios Altísimo permitió a Adán (con él sea la paz) casar a sus hijas con sus hijos porque era necesario. Sin embargo, han dicho: que en cada vientre se había engendrado un macho y una hembra. Así él casó a la hembra de este vientre con el macho del otro. La hermana de Abel era fea y la hermana de Caín era bella, por eso éste quiso quedarse con ella en contra de su hermano. Adán se oponía a eso a menos que ofrecieran un sacrificio, así pues, a quien se le acepte será para él, entonces ambos ofrecieron un sacrificio. El de Abel fue aceptado y el de Caín no fue aceptado. El asunto de ellos fue como lo cuenta Dios en su libro.

Las declaraciones mencionadas de los intérpretes son las siguientes:

Dijo As-Suddi — sobre lo mencionado — de Abu Malik, y de Abu Saleh, de Ibn Abbas — y de una mujer, de Ibn Masud — y de hombres compañeros del Profeta (las salutaciones de Dios sean con él y le bendiga); que a Adán no le habría de nacer un hijo sin una hija. Así casaría al joven de este vientre con la doncella del otro vientre y casaría a la doncella de este vientre con el joven del otro vientre. Entonces le nacieron dos hijos y les llamó: Caín y Abel. Caín era dueño de cultivos y Abel era dueño de ganado. Caín era el mayor de los dos y tenía una hermana más buena que la hermana de Abel. Cuando Abel pidió casarse con la hermana de Caín, éste lo rechazó diciendo: ella es mi hermana, nació conmigo y es más buena que tu hermana. Yo tengo más derecho a casarme con ella. Su padre le ordenó a Abel que se casara con ella y él se negó. Entonces ambos ofrecieron un sacrificio a Dios Glorioso y Excelso para determinar cuál de los dos tendría más derecho a la doncella. Adán (con él sea la paz) se había ausentado de ellos, había ido a Meca a ver. Dios, Glorioso y Excelso, le dijo: ¿sabes que tengo una casa en la Tierra? Dijo: oh Dios mío, no. Dijo: tengo una casa en Meca así que ve a ella. Entonces Adán le dijo al cielo: protege a mis hijos fielmente. Pero éste se negó. Le dijo a la Tierra y esta se negó. Le dijo a la montaña y esta se negó. Le dijo a Caín y éste le dijo: sí, anda y regresa. Encontrarás a tu familia como te complace. Entonces cuando Adán se puso en marcha, ellos ofrecieron el sacrificio. Caín estaba orgulloso de sí, y dijo: yo tengo más derecho a ella que tú, ella es mi hermana y yo soy mayor que tú, soy el sucesor de mi padre. Cuando ofrecieron sacrificio, el sacrificio de Abel fue un animal engordado y el sacrificio de Caín fue un haz de granos, y encontró en él un grano excelente, lo tomó y lo comió. Entonces descendió un fuego que devoró el sacrificio de Abel y dejó el sacrificio de Caín, quien se enojó y dijo: te mataré, no te casarás con mi hermana. Abel dijo: Dios acepta de los devotos. Narrado por Ibn Yarir.

Dijo Ibn Abu Hatim: nos narró Husein Bin Muhammad Bin Sabah, que nos narró Hayay, de Ibn Yariy, me informó Ibn Juzaim que dijo: fue aceptado por Said Bin Yubair, me informó de lo que dijo Ibn Abbas: se ha prohibido que la mujer se case con su hermano gemelo y se ha ordenado que se case con quien no sea su hermano. En cada vientre fue engendrado un varón y una mujer, así que entre ellos nació una mujer bella y nació otra fea y deforme. Entonces el hermano de la fea dijo: yo me caso con tu hermana y tú te casas con mi hermana. Dijo: no, yo tengo más derecho con mi hermana. Ofrecieron sacrificio y fue aceptado el del dueño del cordero, y no fue aceptado el del dueño del cultivo, así pues, lo mató. Cadena de narradores buena».[2]

Se explicará la corrupción de estas creencias, su oposición con la ciencia y la desviación de la verdad de quien cree en ellas. Se aclarará cómo han colocado al ser humano en un nivel inferior al de los demás animales.


[1] Libro “Fatawa Al-Layana Ad-Daima Lill-Bahuz Al-Ilmiya Wa Al-Afta” – presidente Ibn Baz. Fetua 20053.

[2] Fuente Ibn Kazir, Tafsir Ibn Kazir, “Interpretación de Al-Maida, versículos 27-31”.


Del libro La ilusión del ateísmo del Imam Ahmed Alhasan (a)