El fundamento de la religión

El fundamento de la religión o la creencia divina en esta tierra es la designación de un califa. Pues desde que Dios creó al primer ser humano terrestre, que fue Adán (con él sea la paz), lo puso como califa suyo en la Tierra.

{Y cuando dijo tu Señor a los ángeles: «Ciertamente, he de poner en la Tierra a un califa». Dijeron: «¿Acaso has de poner en ella a quien corrompa en ella y derrame sangre, y nosotros glorificamos con tu alabanza y te santificamos?» Dijo: «Ciertamente, Yo sé lo que no sabéis»}, Sagrado Corán – sura «Al-Báqara» (La vaca), 30.

{Y enseñó a Adán los nombres, todos ellos. Luego los expuso a los ángeles y dijo: «Informadme los nombres de éstos, si sois veraces»}, Sagrado Corán – sura «Al-Báqara» (La vaca), 31.

{Dijeron: «Glorificado seas, no hay saber para nosotros sino lo que nos han enseñado. Ciertamente Tú eres el Omnisciente, el Sabio»}, Sagrado Corán – sura «Al-Báqara» (La vaca), 32.

{Dijo: «Oh Adán, infórmales sus nombres». Así pues, cuando les hubo informado sus nombres dijo: «¿Acaso no os había dicho que sé lo oculto de los cielos y la tierra, y que sé lo que mostráis y lo que escondéis?»} Sagrado Corán – sura «Al-Báqara» (La vaca), 33.

Investidura de Alí como califa en Gadir Jum, procedente de La cronología de las antiguas naciones, 1307

Esto es lo que hubo entre Adán (con él sea la paz) y los ángeles y los genios, porque los ángeles y los genios son incapaces de alcanzar el conocimiento que Adán (con él sea la paz) alcanza por sí mismo. Así que era inevitable que Adán fuera el califa, porque él es quien puede hacerles conocer lo que ellos ignoran. Y actuó con algo de la capacidad depositada en él y su potencial, puesto que era un ser humano. Y el ser humano es el que tiene la capacidad más amplia y poderosa porque fue creado a imagen de Dios. Es decir, fue creado sobre el conocimiento de los nombres de Dios, y se ha depositado en él la capacidad de manifestar los nombres de Dios en la creación, [Dios creó a Adán a su imagen].[1]

Por otra parte, entre los seres humanos o los mismos hijos de Adán, es inevitable que haya diferencias en las obras o en la sinceridad, aparte de que la mayoría de ellos descuida sus acciones. Además, es imperativo que el erudito que conoce a Dios sea el califa designado por encima del ignorante. Por lo tanto, el primer califa verdadero —en los mundos superiores— es Muhammad (bendígale Dios y a su familia), luego los familiares de Muhammad (con ellos sea la paz) y luego los seres humanos más ideales. Con respecto a este mundo físico, él es el que más sabe de la creación y el que más conoce a Dios Glorificado en cada época.

Así que aquí está el designador, el designado y el saber depositado en el designado. Teniendo en cuenta las características del califa, el enfoque de sus acciones o el encargo de su designador, podemos describirlo a él y a aquello que lleva, y las características de su designador. De este modo, considerando que él recibe noticias de lo oculto, decimos que es un profeta que trae noticias y que lo informa quien inicialmente lo inspira. Y considerando que lleva un mensaje, entonces es un mensajero que lleva un mensaje de un remitente. Entonces, el fundamento de la religión, que es la designación de un califa, consiste en tres fundamentos que son: el designador, el califa y el saber. O el informador, el profeta y las noticias. O el remitente, el mensajero y el mensaje. Y podemos describir al califa como a un imam si tiene la posición de imamato.

Este fundamento (la designación del califa) es el fundamento de la religión, su columna y su soporte. Quien la destruye, destruye la religión divina sin dejar nada de ella. Por esto los imames (con ellos sea la paz) y el Imam As-Sadiq (con él sea la paz) confirmaron que quienes usurparon el derecho del Comandante de los Creyentes (con él sea la paz) tuvieron la mejor oportunidad de destruir el islam. No solo el hecho de que hayan usurpado el derecho del Comandante de los Creyentes (con él sea la paz), sino porque esta usurpación es como la destrucción del fundamento sobre el cual se apoya la religión divina, que es la designación. Y desde luego, hicieron que los seres humanos se desvíen de este fundamento que es la religión divina desde la A hasta la Z.

El Imam Yafar Bin Muhammad As-Sadiq (con él sea la paz) dijo:

  • «La religión y el fundamento de la religión es un hombre. Ese hombre es la certeza y la fe. Es el imam de su nación y de la gente de su época. Quien lo conoce, conoce a Dios y quien lo rechaza, rechaza a Dios y a su religión. Quien lo ignora, ignora a Dios y a su religión. No se conoce a Dios, ni su religión, ni su sharía excepto a través de ese imam. Así mismo, la religión de Dios se lleva a cabo conociendo a estos hombres. Y el conocimiento a su modo[2] es un conocimiento firme y consciente, mediante el cual se conoce la religión de Dios y a través del cual se llega a conocer a Dios».[3]

El Mensajero (bendígale Dios y a su familia) confirmó esto en el famoso hadiz de la secta salva en los libros sunnis:

  • «Esta nación se dividirá en setenta y tres sectas. Todos ellas están en el fuego, excepto una secta». Le dijeron: «¡Oh, Mensajero de Dios!, ¿cuál es esa secta?». Dijo: «La de quien esté en lo que estoy hoy yo y mis compañeros».
  • «Mi nación se dividirá en setenta y tres sectas. Todas ellas están en el fuego, excepto una». Le dijeron: «Oh, Mensajero de Dios, ¿y cuál es?». Dijo: «La de quien esté en lo mismo que estoy hoy yo y mis compañeros».[4]

Por lo tanto, el Mensajero (bendígale Dios a él y a su familia) determinó la característica de la secta salva, que es la secta que tenga un líder designado por Dios, como lo era el Mensajero de Dios (bendígale Dios a él y a su familia), y creyentes en este liderazgo divino que reconocen a Dios y la orden de Dios, como lo eran los compañeros del Mensajero de Dios (bendígale Dios a él y a su familia).

Por lo tanto, la verdad es como la determinó y describió el Mensajero de Dios (bendígale Dios a él y a su familia) con precisión. Es la secta que tiene la misma relación que había entre él y sus compañeros, es decir, fe en la designación del califa. Así que hay un califa divino designado por Dios y creyentes en este califa, lo cual es el fundamento de la religión divina.

Hay una narración del Jeque As-Saduq (que Dios tenga misericordia de él) parecida a esto que dice:

  • «Abu Nasr Muhammad Bin Ahmad Bin Tamim As-Sarajsi nos narró que dijo: Abu Labid Muhammad Bin Idrís Ash-Shami nos narró que dijo: Isaac Bin Israel nos narró que dijo: Abdurahmán Bin Muhammad Al-Maharibi nos narró que dijo: el africano nos narró, de Abdulá Bin Yazid, de Abdulá Bin Omar que dijo: El Mensajero de Dios (bendígale Dios y a su familia) dijo: “Llegará a mi nación lo que llegó a los hijos de Israel del mismo modo. Ellos se dividieron en setenta y dos credos, y mi nación se dividirá en setenta y tres credos, una más que ellos. Todas ellas están en el fuego, excepto una”». Dijo: «Le dijeron: “Oh, Mensajero de Dios, ¿y cuál es esa única?”. Él dijo: “Aquella en la que estoy hoy yo y mis compañeros».[5]

[1] Al-Kafi de Al-Kulaini, vol. 1, pág. 134, At-Tauhid de As-Saduq, pág. 103.

[2] Este término es distinto entre las fuentes. Aquí es «modo» (وجهه), en Játima al-Mustadrak, vol. 4, pág. 118 dice «su curso» (وجهتها), en el Bihar, vol. 24, pág. 29 fue citado por Al-Basair como «dos lados» (وجهين), y así mismo, en Mirat Al-Uqul y en algunas otra fuentes dice «dos tipos» (ضربين).

[3] Basair ad-Darayat de Muhammad Bin Al-Hasan As-Safar, pág. 549, Mujtasar Basair ad-Darayat de Al-Hasan Bin Suleimán Al-Hilli, pág. 82, Játima al-Mustadrak de Mirza An-Nuri, vol. 3, pág. 118 y Bihar al-Anwar de Al-Maylisi, vol. 42, pág. 290.

[4] Ibn Taimiya menciona estas palabras en su colección de fetuas, vol. 24, págs. 171-172 y las describió como famosas.

[5] Maani al-Ajbar de As-Saduq, pág. 323.


Del libro Creencias del islam del Imam Ahmed Alhasan (a)