El sayed Mohammad Al-Shirazi y su diálogo con Darwin

El sayed Mohammad Al-Shirazi contestó a la teoría de Darwin en un libro llamado Entre el islam y Darwin. Se identifica a sí mismo al comienzo de su libro como: “Su Eminencia, la Suprema Autoridad Religiosa, el Imam Al-Shirazi, ‘que su vida se prolongue’”.

No hay problema en repasar algunos de sus argumentos contra la geología histórica y contra la teoría de la evolución para que veamos si tienen algún valor científico o si es que “así como lo oyó lo respondió”. Sabiendo que escribiría en nombre de Darwin, le atribuyó palabras, luego Al-Shirazi responde a lo que se él se imaginó que diría Darwin con un nombre elegido por él mismo en su diálogo. El nombre de Al-Shirazi es “musulmán”:

Al-Shirazi escribió en su libro:[1]

«Darwin (lo que Al-Shirazi imaginó que Darwin diría): El experimento es: la examinación y otras pruebas.

La examinación:

El ser humano, si se examinan las capas de la Tierra, se encuentran en ellas fósiles de vegetales, animales y humanos, y los fósiles de cada capa se diferencia de las demás capas, a menudo. Mientras más cerca está el fósil de la corteza de la Tierra, más se acerca a la perfección, y viceversa, mientras más lejos está el fósil de la corteza de la Tierra, más lejos de la perfección.

El musulmán: (Al-Shirazi responde a lo que según él son palabras de Darwin): ahora digo: la relación es:

  1. La capa inferior de la Tierra incluye fósiles de almejas, esponjas, corales, camarones, peces, animales ocasionales unicelulares y plantas de alfalfa.
  2. La segunda capa incluye a los pinos, las palmeras, los reptiles, las aves, los peces y los marsupiales.
  3. La tercera capa incluye a las serpientes, las ballenas, los simios y los árboles existentes de ahora.
  4. La cuarta capa contiene a los mamuts, los cuadrúpedos lanudos, los seres humanos y todos los árboles presentes.

……..…

El musulmán (Al-Shirazi):

Primero: ¿cómo es que estos fósiles de las capas confirman lo que usted afirma? ¿En dónde se verifica lo que usted afirma, que los fósiles de cada capa han evolucionado de los fósiles de la capa anterior?

………….…

Quinto: si suponemos la completa ausencia del ser humano en las capas inferiores, ¿esto sería el indicio de los fósiles que prueba la evolución que usted afirma? Si se le dijera a usted: que Dios creó en las capas inferiores una esponja… y así sucesivamente, ¿qué respondería usted?

¿Acaso la presencia de un pequeño automóvil en el primer piso de un edificio, un automóvil mayor en el segundo piso, uno mayor en el tercer piso… y así sucesivamente, con diferencias en sus diseños, ¿confirma que el automóvil evolucionó por sí mismo, sin que cada auto haya sido fabricado independientemente?

 Si suponemos: que en Nueva York hay un hundimiento, después de mil años viene alguien y descubre el edificio que contenía los automóviles en los pisos de su construcción, ¿tendría derecho a decir lo que usted dijo? ¿Cómo le respondería usted si dijera esto? ¿Cuál es la diferencia entre lo que usted dice y lo que él diría?».[2]

Respuesta: Así sin más, con el golpe de una pluma, con argumentos simplistas hasta el hartazgo, quiere abolir la geología histórica con todo su esplendor y facultad de determinar la edad de las capas terrestres y de esta manera, la edad de los fósiles que contienen. Al-Shirazi dice:

«¿cómo es que estos fósiles de las capas confirman lo que usted afirma?».

¡Luego, en su diálogo, afirma que la ciencia o Darwin, o quien sea con quien esté dialogando, no podría contestar a este argumento o pregunta!

Por el ejemplo de la estructura que planteó Mohammad Al-Shirazi, parece que él se imagina que los geólogos clasifican las capas terrestres basándose solamente en la existencia de algunas cosas sobre otras, sin ningún parámetro científico ni ley que impida cometer un grave error, y que pasan por alto cuestiones naturales como los deslizamientos de tierras, terremotos, erupciones volcánicas o el movimiento de las placas tectónicas terrestres sin poner atención a sus acontecimientos mediante parámetros científicos que deberían utilizar para la clasificación. ¡Primero debería haberse familiarizado con los métodos de clasificación de las capas terrestres en la geología, los métodos de determinación de la edad de las capas, cuáles son los mecanismos utilizados y los métodos de detección, y si son científicamente precisos o no, para no plantear un argumento con este nivel de ingenuidad y vanidad, al mismo tiempo que se hace llamar imam o ayatolá!

 Por lo general, cualquiera que busque la realidad solo debe informarse para ver que la clasificación de la edad de las capas terrestres se realiza según los siguientes métodos científicos:

  1. Método de Datación Relativa (Relative Dating Method):

Se basa en lo siguiente: para cualquier serie de capas rocosas no deformadas, ni por escisión ni por plegamiento severo, la capa inferior es más antigua que la superior, y así sucesivamente. Por lo tanto, la determinación de la capa más antigua no es al azar como se imagina Al-Shirazi, sino que es una clasificación sujeta a parámetros científicos. En líneas generales, este método determina la edad relativa de las capas rocosas con respecto a otras, sin conocer la edad real de cada capa.

  1. Método de Datación Absoluta (Absolute Dating Method):

Es la utilización de isótopos radiactivos de los elementos, ya que, con el paso del tiempo, el núcleo de un átomo se desintegra y se convierte en un isótopo radiactivo. Esta desintegración ocurre a un ritmo constante que depende de cada elemento, y con esto, puede calcularse el período de tiempo de una capa rocosa que contenga un isótopo radiactivo comparándolo con su isótopo original conocido. Hace décadas y mucho antes de que Al-Shirazi escribiera su libro, que se conoce este método, y hoy se utiliza para determinar con mucha precisión la edad de las capas. Hay varios isótopos que se utilizan para determinar la edad de las rocas, de los fósiles y de la materia orgánica, tales como el isótopo de carbono (C) y el isótopo de argón (Ar)… etc.

En cuanto a lo que Al-Shirazi dijo a los científicos de la evolución o a Darwin:

«¿En dónde se verifica lo que usted afirma, que los fósiles de cada capa han evolucionado de los fósiles de la capa anterior?».

Pues la respuesta a esto es muy simple. Tenemos capas terrestres, una por encima de la otra, que hemos examinado utilizando métodos científicos muy precisos que no admiten error. Hemos descubierto que la capa más profunda es la más antigua, y la más externa, la más actual, y que la diferencia de edad entre capas a veces llega a los cientos de millones de años. Hemos descubierto que las capas más antiguas contienen organismos más primitivos y que mientras más avanzamos hacia la actualidad contienen organismos más desarrollados, más evolucionados y más complejos. Por consiguiente, no puede decirse que toda la creación se haya realizado en una sola instancia; porque algunos de estos organismos llegaron cientos de millones de años después de otros. Por lo tanto, es inevitable, basándose en datos científicos precisos, llegar a la conclusión de que algunos organismos vinieron después de otros. Es más, la reproducción y la complejidad de los cuerpos llegaron después de la simplicidad precedente durante cientos de millones de años.

Después de analizarlos, clasificarlos y compararlos mediante ciencias precisas como la anatomía comparada y los más modernos escáneres, se demostró que hay generaciones que evolucionaron unas de otras según las evidencias científicas y la investigación.

Ahora, quien niegue los resultados de estos estudios y los análisis científicos dirá que han sido creados directamente, cada grupo a su tiempo. Sin embargo, necesitan explicar entonces por qué Dios los creó en instancias y los hizo parecer como si hubieran evolucionado unos de otros. ¿Acaso para engañar a la humanidad? ¡Lejos está Él de eso, Glorificado sea!

Por lo tanto, la cuestión es simple y es que evolucionaron unos de otros.

Incluso hoy podemos probar esto es un laboratorio, manipular genes y encontrar nuevas especies de organismos.

Al-Shirazi dice también:

«Noveno: que esté establecido que la primera célula estaba viva no basta para dar vida a millones y millones de organismos, ¿pues de dónde viene la vida de estos organismos? ¿Acaso la existencia de un trozo de hierro basta para explicar la existencia de millones de toneladas de hierro? ¡Claro que no!».[3]

Respuesta: no sé si Al-Shirazi conoce algo que se llama reproducción ¡¿o no?! ¡¿Acaso no sabe que una sola célula bacteriana puede reproducirse en un laboratorio hasta en millones de células bacterianas?! Supongo que esto es suficiente para demostrar que la reproducción de la vida es algo muy natural y normal, si están presentes la materia prima y las condiciones adecuadas para esto, y creo que es indiscutible que la Tierra proporciona las condiciones adecuadas para la reproducción de la vida en ella, esto se puede probar fácilmente en un laboratorio. En cuanto a la diversidad de la vida, pues también es una cuestión muy natural e inevitable. Si sabemos que hay una base para la vida física que es el mapa genético, que hay mutaciones en este mapa, que siempre pueden ocurrir y llevar a la variabilidad, y mientras haya variabilidad, reproducción, un entorno natural que seleccione al más apto para sobrevivir en él y los organismos trasfieran sus genes a la siguiente generación por la reproducción, inevitablemente habrá evolución.

Al-Shirazi dice:

«Segundo: si la naturaleza selecciona al más apto, ¿por qué todavía hay plantas y animales primitivos? ¿Por qué todavía hay simios? ¿Por qué la naturaleza no los transformó en algo superior?

Tercero: ¿por qué se ve[4] que el menos apto ataca al más apto y lo mata? Por ejemplo, los leones devoran a los humanos, y los animales venenosos como los escorpiones y las serpientes pican o muerden a los humanos o a los animales más aptos y los matan. Los gérmenes (los microbios) matan humanos, que son más aptos.

Cuarto: ¿por qué cosas que son más aptas se vuelven a convertir en cosas menos aptas? Así como los humanos se debilitan, mueren y regresan al polvo, asimismo ocurre con las plantas y los animales.

Quinto: ¿por qué se encuentran en las excavaciones animales extintos que pertenecen a las clases superiores, en cuanto al tamaño del cuerpo y la perfección en la conformación…

Sexto: ¿qué es la naturaleza que puede seleccionar?

Si tiene intelecto, conciencia y percepción entonces ¿qué es?

Si no tiene intelecto ni conciencia entonces, ¿cómo selecciona?

Si alguien dice “este trozo de hierro ha seleccionado a este ladrillo para ser su pareja” ¿no es ridículo y absurdo?

Entonces ¡¿cómo podría atribuirse a la naturaleza algo como esta “presunta” selección, como si fuera mejor que la selección de todos los científicos, sabios, filósofos, dueños de la ciencia, la conciencia y la experiencia?!».[5]

Respuesta: la afirmación de Muhammad Al-Shirazi de “que los simios y las plantas no evolucionan” es incorrecta. Estas son cuestiones históricas que fácilmente pueden resolverse comparando fósiles, pues estas cuestiones pueden deberse a los hechos relacionados con la arqueología y los fósiles. Por ejemplo, se ha demostrado que no existían angiospermas (plantas con flores) en el pasado, por lo tanto, los vegetales evolucionaron. Los simios también han cambiado y evolucionado, ya que los simios que vemos hoy son completamente diferentes a los primeros simios y no había grandes simios en el pasado. Es más, hace setenta millones de años, por ejemplo, no había ningún simio. Al contrario, había pequeños mamíferos de los cuales evolucionaron otros mamíferos, entre estos los simios, después de la extinción de los dinosaurios.

Respecto a su cita de que uno de los animales de categoría inferior elimina a uno de los animales de categoría superior según sus palabras:

«Por ejemplo, los leones devoran a los humanos, y los animales venenosos como los escorpiones y las serpientes pican o muerden a los humanos o a los animales más aptos y los matan. Los gérmenes (los microbios) matan humanos, que son más aptos».

Que él considere que este ejemplo es una refutación a la selección natural prueba que no entiende nada de la selección natural. Pues los leones, los escorpiones, las serpientes, las bacterias y los virus representan todos, una porción del mecanismo natural que rodea a las especies sometidas a la selección natural —incluido el ser humano— que selecciona a los miembros más aptos de esa especie para sobrevivir, o que son capaces de huir, de superar obstáculos y transferir sus genes a la siguiente generación. Incluso algunos miembros de la especie ejercen esta función contra otros miembros de su misma especie con mayor brutalidad que otras especies; pues comparten el medio ambiente en su condición de miembros de una especie.

Presentaré un ejemplo dentro de los límites de la analogía de Al-Shirazi, quizás quienes hayan sido engañados por sus palabras entiendan lo que estoy diciendo:

Supongamos que retrocedemos dos millones de años y que en ese tiempo hay una especie humana llamada Homo erectus y que el cerebro de esta especie es pequeño (mayor que el cerebro de un chimpancé, pero menor que el cerebro de un Homo sapiens o humano actual). Se supone, que nuestra especie humana Homo sapiens, evolucionó de aquél hasta independizarse como especie por su cabeza hace aproximadamente 200 mil años. Ahora imaginemos que estamos observando un grupo de Homo erectus, compuesto por diez hembras adolescentes y diez machos adolescentes rodeados de depredadores mortales, como leones y otras bestias venenosas y mortales como serpientes, escorpiones y bacterias mortales. Y que estos veinte adolescentes se diferencian uno del otro, como es siempre el caso, pues algunos de ellos son altos, otros bajos, algunos tienen patas completamente rectas, otros tienen patas que aún siguen siendo un poco curvas como patrimonio heredado que reduce su velocidad, algunos son de contextura fuerte, otros de contextura débil, algunos de ellos tienen una resistencia endógena a los gérmenes en mayor medida, algunos de ellos tienen una resistencia menor, algunos de ellos tienen un cerebro mayor que el promedio y algunos de ellos tienen un cerebro menor. Entonces ahora, al ser víctimas de un ataque de depredadores mortales, se salvarán, por lo general, los más fuertes, los más rápidos y los más inteligentes y perecerán, por lo general, los más tontos, los más débiles y los más lentos. Pues los más inteligentes, por ejemplo, encontrarán una manera de evitar la mordedura de la serpiente con una media mayor que los más tontos y así sobrevivirá el más inteligente (el de mayor y mejor cerebro), llegará a la pubertad, se apareará y transferirá sus genes a la generación nueva. Así, generación tras generación, por medio de la variabilidad, la selección y la reproducción, aumentará el tamaño del cerebro, y la rectitud de las piernas se consolidará, así como la resistencia del cuerpo a las bacterias… etc. De este modo, humanos, ciervos, escorpiones, serpientes y bacterias serán parte de las herramientas de selección de la naturaleza, con respecto al león. Pues si tenemos dos leones y uno de ellos es fuerte y rápido, y el otro, débil y lento, con una velocidad menor que el promedio de velocidad de los ciervos y antílopes presentes en su entorno natural, por lo general, perecerá, o será tan débil que no podrá competir con los otros machos para aparearse, procrear, y transferir sus genes a la siguiente generación. Mientras que el otro león, fuerte y rápido, por lo general, podrá aparearse, procrear y transferir sus genes. De este modo la naturaleza selecciona al más capaz de salvarse y sobrevivir en ella. Con respecto al ciervo, el león será una de las herramientas de selección natural, por medio de esto la naturaleza seleccionará al ciervo más rápido y más capaz de evadir y salvarse de los depredadores. De esta manera, sobrevivirán los genes más capaces de seguir el ritmo a su entorno y serán eliminados los genes incapaces de seguir el ritmo a su entorno. Esta es la selección natural y la supervivencia del más apto y no como la entendió Al-Shirazi, que los miembros de una especie menos desarrollada fueran incapaces de dañar a cualquier miembro de una especie más desarrollada, planteando su argumento basándose en esta equivocada comprensión.

Con respecto a los demás argumentos de Al-Shirazi, pues están construidos sobre su equivocada comprensión de la selección natural. Si hubiera sabido que la selección natural es una fórmula de la supervivencia del más apto para vivir y reproducirse en el entorno natural que rodea al organismo, no hubiera planteado este conjunto simplista de argumentos. La selección natural significa —por ejemplo, para los animales altos que disponen de alimento en un medio ambiente a un determinado nivel de altura— que los animales que sean lo suficientemente altos como para conseguir alimento en abundancia sobrevivirán, que su descendencia heredará la característica de la altura, y también que los miembros bajos morirán por no poder acceder al alimento en abundancia para poder reproducirse y transferir sus genes a la siguiente generación. Además, el medio ambiente que ofrezca alimento en abundancia a un determinado animal, le dejará crecer cuando la mutación aporte genes adecuados para el crecimiento corporal. Por lo tanto, la selección natural del más apto significa que las condiciones permitirán la supervivencia de algunos miembros de la especie portadora de genes favorecidos y no la supervivencia de otros, debido a que estas condiciones son adecuadas para los supervivientes y contrarias para los extintos, o los que no transfieren sus genes a la generación posterior debido a la falta de reproducción.

Al-Shirazi también escribió un diálogo donde él se imagina en un debate con Darwin, titulado “la evolución”, así que veamos lo que escribió Mohammad Al-Shirazi en este:

«Darwin: la segunda prueba, la evolución: que ocurre en muchas especies animales. Así vemos que si un humano nace en un clima frío se volverá blanco, y lo mismo con respecto a los animales. Por lo tanto, una especie animal tiene en cada medio ambiente una situación particular, una forma particular y hábitos particulares. Y lo mismo con respecto a los vegetales. Por lo tanto, si esto es posible, no encontramos diferencia entre la evolución horizontal, en la cual el color, el tamaño y los hábitos de un animal cambian debido a las diferencias del clima y otras condiciones, y la evolución vertical, en la cual una célula se convierte en una planta, una planta en un animal y un animal en un humano.

Musulmán (Al-Shirazi): Su razonamiento es muy extraño, ya que hay dos cuestiones:

  1. Que el animal, el vegetal o el humano se diferencian en función del medio ambiente o el clima, se diferencian fácilmente, mientras que, al mismo tiempo, los miembros de una misma especie, como es la humana, son negros, rojos y amarillos.

O que todos los miembros sean osos, aunque todos los osos polares tienen determinadas características y los osos de regiones más cálidas tienen otras características.

O que todos los miembros sean plantas de trigo, aunque el trigo iraquí tenga su peculiaridad y el trigo australiano tenga la suya.

  1. Que se diferencia esa sola cosa, en función del medio ambiente, una diferencia fundamental, como es este simio, ese ser humano y este vegetal, siendo todos de un solo origen.

Lo que vemos y todos saben, es la primera parte.

Con respecto a la segunda parte, ¿cuál es tu evidencia de eso?

Es como decir:

Que el barro, como puede usarse para hacer ladrillos, cerámica y adobe, también puede usarse para hacer hierro, marfil y agua.

¿Puede ser posible esta analogía?

Darwin: ¡Estoy pensando!

Musulmán (Al-Shirazi): Entonces queda refutada tu segunda evidencia. ¿Cuál es tu tercera evidencia?».[6]

Respuesta: así Darwin es difamado en el diálogo que imaginó Al-Shirazi. Pues Darwin no dividió la evolución en horizontal y vertical, como tampoco dijo que una célula se convirtiera en una planta, o que una planta en un animal, o un animal en un humano, jamás. Tampoco habló de la mutación de la especie, ni hay biólogos evolucionistas actuales que hablen de la mutación de la especie, ni siquiera los puntuacionistas hablaron de la mutación de la especie.

En cuanto a lo que dijo Al-Shirazi: «Y lo que vemos y todos saben, es la primera parte».

Sayed Mohammad Al-Shirazi

Pues significa que Al-Shirazi admite la evolución sin darse cuenta, pero la admite dentro de los límites de la familia, como la familia Ursidae, y al mismo tiempo la rechaza al llegar al nivel de separación taxonómica superior y esto lo obliga a presentar evidencias de que la evolución se haya detenido dentro de los límites de una familia. Entonces, ¿por qué no llega hasta una etapa de separación superior, que es una etapa que sin duda llega con el tiempo, ya que la acumulación es algo elemental de la evolución con el tiempo?

Nosotros, definitivamente tenemos mutaciones genéticas que llevan a la variabilidad. La combinación de estas mutaciones genéticas con la selección natural cuando hay reproducción conducen al surgimiento de nuevas características especiales de los seres vivos, como la variación en el tamaño, la forma, el tipo de pelaje, las garras, etc. Con el tiempo, las diferencias se vuelven sustanciales debido a su acumulación. Todo esto es aceptado según Al-Shirazi y sus acólitos, dentro de los límites de una sola familia, es decir, la acumulación durante cientos de miles de años o unos millones de años, tal vez. ¡Pero no es aceptable, según Al-Shirazi, que llegue al punto de variabilidad de la familia! Aun cuando la variabilidad es un resultado natural de la acumulación de las variaciones durante un largo período de tiempo, decenas de millones de años, por ejemplo, de modo que sea suficiente para la acentuación de esta separación en gran medida, haciendo que el ser vivo sea clasificado en la biología como una familia diferente.

Pues él acepta que haya reestructuración y reorganización constante en el ser vivo conforme a su entorno, puesto que la organización y la reestructuración se encargan de la variabilidad de osos polares y osos malayos, con las diferencias entre ambos en forma, tamaño, peso, color, tipo de alimento y metabolismo. Sin embargo, rechaza que la reestructuración y la organización lleguen a un punto de variación que coloque a ambos en dos familias diferentes, por ejemplo. Esto requiere que Al-Shirazi presente las pruebas de ello; pues la clasificación es la conclusión de la acumulación de la reestructuración y la organización, es un procedimiento que depende de la mutación genética, y la mutación genética en la naturaleza puede formar, teóricamente, especies, géneros y familias cuando dispone de suficiente tiempo.

La modificación de la composición genética es un asunto demostrado en laboratorio, y es algo que puede ser de forma descontrolada, como en el bombardeo radiactivo, o de forma controlada, como actualmente es, y de forma amplia.

Es más, la cuestión ha llegado hasta la construcción de un mapa genético completo bacteriano utilizando sustancias químicas abióticas. Con esto entonces podemos, teóricamente, producir en los laboratorios, seres humanos a partir de óvulos de chimpancé y esperma de chimpancé, o solamente a partir del núcleo celular de un chimpancé y el óvulo de una mujer desprovisto de su núcleo. Lo único que necesitamos es alterar el árbol de los cromosomas del chimpancé para que sea del mismo número y tipo que los cromosomas del ser humano, y teóricamente, esto es algo posible.

Incluso el asunto fue mucho más allá, pues, así como se ha podido construir un mapa genético bacteriano completo en un laboratorio a partir de sustancias químicas abióticas, implantarlo en el citoplasma de la bacteria y lograr que los cromosomas vivan y se reproduzcan,[7] así mismo puede producirse un mapa completo de los cromosomas del ser humano a partir de sustancias químicas abióticas, pues no hay diferencia entre los cromosomas de una bacteria y los cromosomas del ser humano excepto en su medida, tal como la diferencia que hay entre un edificio de tamaño pequeño y otro grande que comparten los mismos materiales de construcción.

Además, se sabe que en la biología que el ser humano, los chimpancés, los gorilas y los orangutanes se clasifican en una sola familia, que es la familia de los grandes simios, tal como los osos que se clasifican dentro de una sola familia, la Ursidae. No existe diferencia entre el ser humano y el chimpancé que no sea como la diferencia entre el oso malayo y el oso polar. Incluso hay algunas diferencias entre el cuerpo del chimpancé y el cuerpo humano que son menores que las que hay entre el cuerpo del oso polar y el cuerpo del oso malayo. Esto significa, por lo antedicho, que Al-Shirazi admite que la evolución existe y que la ve dentro del marco de una familia, y sin darse cuenta de lo que dice, admite que los chimpancés, los bonobos y los humanos evolucionaron de un origen común, pues son miembros de una sola familia.

En cuanto a lo que dijo:

«Es como decir:

Que el barro, como puede usarse para hacer ladrillos, cerámica y adobe, también puede usarse para hacer hierro, marfil y agua.

¿Puede ser posible esta analogía?».

Esto no tiene sentido; porque fabricar ladrillos de barro no altera los átomos a nivel de las partículas nucleares como para decir: ¿se puede comparar esto con la transformación a otro elemento como el hierro por ejemplo?; pues la transformación de un elemento a otro elemento requiere de la reestructuración de las particulares nucleares y, por consiguiente, aquí tenemos dos niveles desde ya, diferentes, así que no tiene sentido esta comparación. No tiene ningún sentido la comparación que hace Al-Shirazi de este ejemplo ingenuo con lo que ocurre en la evolución; ya que la diversificación en la evolución está a un solo nivel molecular, que es la organización de los cromosomas que tienen una sola composición molecular en todos los organismos y cada ser vivo del otro no se diferencia más que en su disposición. De hecho, si hubiera abandonado esta comparación hubiera sido mejor para él. Aquí termina la respuesta, pero no hay problema en aclarar más.

Al-Shirazi, como parece, no sabe de lo que habla, pues cuando se trata de la evolución de la vida hablamos de la reestructuración y los bloques de construcción de la vida, que son los cromosomas. Lo que puede hacerse, por ejemplo, en los elementos, es reestructurar y reorganizar los bloques de construcción de los elementos, que son los núcleos atómicos y los elementos químicos pueden reorganizarse y reestructurarse. Si hubiera preguntado a cualquier cosmólogo o físico sobre el hierro hubiera sabido que este se produce de otros elementos del universo que nos rodea, y en enormes cantidades. Muchos otros elementos son producto del proceso de la fusión nuclear en las estrellas que nos rodean, y que conducen a la reestructuración de los elementos. Entonces, cuando nuestras palabras pasan al nivel subatómico y a la reestructuración del núcleo atómico, no hay diferencia entre el hierro, el oxígeno, el carbono, el helio y el hidrógeno, pues todos están construidos con los mismos bloques de construcción, por consiguiente, se pueden reestructurar y reorganizar para producir otros elementos con los mismos materiales de construcción primarios de estos elementos. Esto es lo que ocurre en las estrellas, donde se quema el hidrógeno y el helio. Como resultado de la fusión de un núcleo liviano de los elementos se produce un núcleo pesado de los elementos, que contiene más protones y neutrones. Así se produce el carbono, el oxígeno y los demás elementos hasta llegar al elemento más estable, el hierro. Luego, si ocurre una gran explosión de estrella supernova, el proceso de fusión nuclear se ve empujado más allá del hierro a elementos más pesados, como el uranio.

Por lo tanto, podemos hacer hierro de otros elementos en el caso que controlemos las partículas de construcción atómicas nucleares (los protones y los neutrones). Lo que necesitamos es una gran cantidad de energía que aproxime a algunas de ellas hasta una distancia que haga funcionar a la fuerza nuclear fuerte y ocurra el proceso de fusión nuclear. Esto ocurre en las estrellas, por ejemplo. Por esto la producción de un elemento a partir de otro elemento ocurre, alrededor nuestro, en el universo, todo el tiempo. Sin embargo, hay un modo más fácil de producir núcleos más livianos de núcleos más pesados, que es el proceso de fisión nuclear. De este modo no necesitamos una gran cantidad de energía para aproximar las partículas, sino que necesitamos solamente inducir un núcleo inestable, como el núcleo de uranio 235, a la fisión. Esto es lo que ocurre en los reactores nucleares, pero de forma controlada. Por ejemplo, agregando un material como una aleación de cadmio para absorber los neutrones libres, para que avance el proceso de fisión nuclear a un ritmo aceptable y para que el proceso de fisión no avance a un ritmo exponencial de forma descontrolada que lo convertiría en una bomba atómica.


[1] Mohammad Al-Shirazi. Entre el islam y Darwin. Primera Edición 1392 H/1972. Disponible en: http://www.alshirazi.com/compilations/nirai/darwin/fehres.htm. Mohammad Al-Shirazi (1928-2001) fue un clérigo shia iraní. Escribió muchos libros sobre una variedad de temas, incluyendo política, ciencia y religión.

[2] Mohammad Al-Shirazi. Entre el islam y Darwin – capítulo: La examinación. Primera Edición. 1392 H/1972. Disponible en:

http://www.alshirazi.com/compilation/nirai/darwin/part1/2.htm.

[3] Mohammad Al-Shirazi. Entre el islam y Darwin – Fascículo: Al-Istiqara (La Extrapolación– Primera Edición 1392 H/1972) disponible en:

http://www.alshirazi.com/compilations/nirai/darwin/part1/2.htm

[4] En la versión electrónica dice: “no ve usted”. Esto haría que la sentencia fuera contradictoria y podría deberse a un error tipográfico o confusión.

[5] Fuente: Al-Shirazi, Entre el islam y Darwin: “La selección del más apto”.

[6] Fuente anterior.

[7] El Profesor Craig Venter crea la primera célula viva en el laboratorio. Richard Alleyne (20 May 2010). Scientist Craig Venter creates life for first time in laboratory sparking debate about ‘playing god’. Telegraph. Available at:

http://www.telegraph.co.uk/news/science/7745868/Scientist-Craig-Venter-creates-life-for-first-time-in-laboratory-sparking-debate-about-playing-god.html.


Del libro La ilusión del ateísmo del Imam Ahmed Alhasan (a)