La teoría de la evolución, las narraciones islámicas y la autoridad de Adán sobre los antropoides de su época

Desde luego que la cuestión de la evolución con sus detalles no pueden estar mencionada en las narraciones, pero hay indicadores presentes en las narraciones que señalan la cuestión de la evolución, y en estas se claramente que Adán (con él sea la paz) no fue la primera criatura dotada del cuerpo humano actual, sino que anteriormente hubo criaturas que se asemejaban al ser humano en sus cuerpos pero no eran de la descendencia de Adán (con él sea la paz), es decir que eran anteriores a Adán (con él sea la paz). Ya las narraciones los llamaban “nasnas”,[1] una denominación cercana a las denominaciones científicas de las etapas de la evolución de hoy, por ejemplo: Homo erectus, Homo sapiens, Hombre de Neandertal, y algunos biólogos los llaman antropoides.

Lo que nos interesa es que hay muchas narraciones de la familia de Muhammad (con ellos sea la paz) que confirman esta realidad científica que fue descubierta recientemente como resultado de los fósiles y las investigaciones científicas genéticas, y esto cuenta como una evidencia y un argumento en favor de la familia de Muhammad (con ellos sea la paz) para quien quiere conocer la realidad, pues ¿de dónde sabría la familia de Muhammad (con ellos sea la paz) que habría antropoides anteriores a nuestra existencia sobre la Tierra si la familia de Muhammad (con ellos sea la paz) no hubiera estado conectada con Dios, Glorificado sea? Con esto queda demostrada la autoridad de la familia de Muhammad (con ellos sea la paz), para quien busque la verdad y la existencia de Dios, porque nos han informado y nos han trasmitido estos hechos. Me limitaré a citar algunas narraciones:

De Muhammad Bin Alí Al-Báqer (las salutaciones de Dios sean con él): [Dios Glorioso y Excelso ha creado en la Tierra desde que la creó, siete reinos que no eran de la descendencia de Adán. Los creó de la superficie de la Tierra y los hizo habitar en ella, uno tras otro con su reino. Luego Dios Glorioso y Excelso creó al padre de esta humanidad y creó de él a su descendencia].[2]

En esta narración se ve que Dios creó sobre la Tierra, antes de Adán (con él sea la paz), por lo menos siete clases de antropoides, que no eran de la descendencia de Adán y que precedieron a Adán (con él sea la paz) en esta Tierra.

De Yábir Bin Yazid Al-Yafi, de Abí Yáfar Muhammad Bin Alí Bin Husein, de su padre, de sus padres (con ellos sea la paz), de Alí, el Comandante de los Creyentes (con él sea la paz), que dijo: [Ciertamente Dios, Bendito y Altísimo, quiso crear en la Tierra una criatura con sus manos tras un tiempo de siete mil años de genios y nasnas. Fue de su asunto que la creación de Adán sería escarbando en las capas de los Cielos. Dijo a los ángeles: observad a la gente de la Tierra que he creado, genios y nasnas. Y cuando vieron los pecados que cometían en ella, el derramamiento de sangre y la corrupción en la Tierra sin ningún derecho, se exaltaron, se enojaron y se lamentaron por la gente de la Tierra. Sin poder contener su enojo, dijeron: Señor nuestro, Tú eres el Inconmensurable, el Todopoderoso, el Restaurador, el Inmenso en asuntos, y éstas, tus criaturas débiles y abyectas se revuelcan en tu dominio, viven por tu provisión, disfrutan por tu salud y se rebelan contra Ti con estos grandes pecados. Tú no te lamentas por ellos ni te enojas, ni te vengas al escucharlos y verlos. Esto nos exalta y para nosotros es algo grave contra Ti.

Dijo: cuando escuchó aquello de los ángeles dijo: {«Ciertamente, he de poner en la tierra a un califa»} que sea autoridad mía en la Tierra sobre mi creación. Entonces dijeron los ángeles: Glorificado seas {«¿Acaso has de poner en ella a quien corrompa en ella»} como han corrompido los hijos de los genios y derramen sangre como han derramado los hijos de los genios, y se envidien y se odien? Haz de nosotros a ese representante, pues nosotros no envidiamos ni odiamos ni derramamos sangre y glorificamos con tu alabanza y te santificamos. Dijo Glorioso y Excelso: {«Yo sé lo que no sabéis»}, quiero crear una criatura con mis manos y hacer de su descendencia Profetas, Enviados, siervos justos, Imames guiados, hacerles representantes sobre mi creación en mi Tierra, que los haga dejar de rebelarse contra mí, que les advierta de mi castigo, que los guíe a mi obediencia y los encamine por la senda de mi causa. Yo les pondré un representante mío, exterminaré a los nasnas de mi Tierra y la purificaré de ellos…][3]

Cráneos fósiles, volumen, y edad de algunos homínidos

En la narración está claro que sobre esta Tierra hubo antropoides antes de la existencia de Adán. Hay otra cosa importante en esta narración, la narración prevé que Adán (con él sea la paz) descenderá a la Tierra; para ser una autoridad sobre los antropoides antes de que dejen de existir sobre la Tierra, o por lo menos digamos, antes de que predomine sobre ellos la última existencia adánica, representada por la descendencia de Adán (con él sea la paz) que descendió (Ciertamente, he de poner en la tierra a un representante que sea una autoridad mía en la Tierra sobre mi creación… exterminaré a los nasnas de mi Tierra y la purificaré de ellos). Desde luego que en el descenso inicial de Adán (con él sea la paz), sobre esta Tierra, no había criaturas terrestres conscientes como para que hubiera una autoridad sobre ellos y les guiara al servicio a Dios excepto los nasnas (antropoides). Esto significa que Adán descendió antes de que dejen de existir los nasnas (antropoides) o de que predomine sobre ellos la última existencia adánica. Lo cual quiere decir que Adán fue creado como un miembro entre ellos, cuyo cuerpo nació de ellos y cuya alma, creada del barro y el soplo,[4] se conectó a este cuerpo. Sin embargo, él no tenía un alma del mismo nivel existencial que ellos, pues representaba un cambio nuevo para la existencia pensante, consciente y encomendada sobre esta Tierra. En cuanto a que él les haya advertido y notificado, siendo el grado existencial de ellos inferior al de él, pues fue como cuando informó los nombres a los ángeles, donde el grado existencial y cognitivo de los ángeles, definitivamente, es inferior al de Adán (con él sea la paz).

Esta cuestión la confirman algunas narraciones que indican la presencia de un profeta y una población rezagada en el aspecto del conocimiento religioso, ni siquiera tenían el ABC de la religión y este profeta les comunicaba los principios de la religión. Nada impide que sean una evidencia de Adán (con él sea la paz):

De Alhasan Bin Abdurrahman, de Abul Hasan (con él sea la paz), que dijo: [Anteriormente, al principio de la creación, los sueños no existían, sino que se han producido. Y dije: ¿Y qué hay en ello? Dijo: Dios Poderoso abrigó su recuerdo enviando un mensajero a la gente de su tiempo para que les invite al servicio a Dios y a obedecerle. Y ellos dijeron: Haciendo nosotros eso, ¿qué habrá para nosotros? ¡Por Dios!, que tú no tienes más bienes que nosotros ni tribu más respetable que la nuestra. Y él les dijo: Si me obedecéis Dios os hará entrar al Paraíso y si me desobedecéis Dios os hará entrar al fuego. Entonces dijeron: ¿Y qué es el Paraíso y el fuego? Y él se los retrató. Entonces dijeron: ¿Cuándo nos ocurrirá eso? Entonces les dijo: Cuando muráis. Y ellos dijeron: Ya hemos visto a nuestros muertos convirtiéndose en huesos y restos. Y más lo trataron de mentiroso y lo menospreciaron. Entonces Dios Glorioso y Excelso provocó sueños en ellos y ellos fueron a él, informándole lo que habían visto y lo que habían negado. Y él les dijo: Ciertamente Dios, Glorioso y Excelso, quiso poner esto como un argumento contra vosotros. Así estarán vuestros espíritus cuando muráis. Al desgastarse vuestros cuerpos, los espíritus han de ser conducidos al castigo, hasta que resuciten los cuerpos.].[5]

El principio de la creación, mencionado en la narración se aplica a Adán (con él sea la paz), y, por lo tanto, la gente que acompaña en esta narración son algunos antropoides que precedieron a Adán (con él sea la paz).

Además, la visión dormido o despierto es un camino de inspiración para los profetas, así que desde ya la visión debe haber comenzado con el primero de los profetas (con ellos sea la paz) que fue Adán (con él sea la paz).


[1] Nasnas o Nasnaas, palabra árabe que actualmente se traduce como “mono” tiene la misma raíz que “Nas” (hombres).

[2] Fuente: As-Saduq, Al-Jisal, pág. 359.

[3] Fuente: Al-Qumi – Tafsir Al-Qumi, vol. 1, pág. 36; As-Saduq, Allala Ash-Sharai, vol. 1, pág. 104.

[4] Se explicará el significado en la historia de la creación de Adán (con él sea la paz).

[5] Fuente: Al-Kulayni, Al-Kafi, vol. 8, pág. 90.


Del libro La ilusión del ateísmo del Imam Ahmed Alhasan (a)