• Categoría de la entrada:El Yamani prometido / Libros
  • Tiempo de lectura:9 minutos de lectura

El desacuerdo de los shiíes

De Malik Bin Damra que dijo: El Comandante de los Creyentes (a) dijo a sus shiíes: «… En cuanto a vosotros, no veréis lo que amáis ni lo que esperáis, comunidad shií, hasta que algunos de vosotros escupáis al rostro de los otros, hasta que algunos de vosotros llaméis mentirosos a los otros, hasta que en este asunto solo queden de vosotros tantos como el kohl en el ojo o la sal en la comida, que es la menor cantidad. Os pondré un ejemplo de esto. Un hombre tiene un trigo que ya ha tamizado, cernido, limpiado y puesto en casa bajo llave. Que sea lo que Dios quiera. Luego abre la puerta y he aquí que las carcomas habían caído en él. Entonces lo saca, lo limpia, lo tamiza, lo pone en casa y cierra la puerta. Que sea lo que Dios quiera. Luego abre la puerta y he aquí que las carcomas ya han caído en él. Lo saca, lo limpia, lo tamiza, lo pone en casa y cierra la puerta. Luego de un tiempo lo saca y encuentra que han caído carcomas en él, entonces hace como antes. Así hasta que queda un fardo inusitado al que las carcomas no lo perjudican en nada. Y así las tribulaciones os harán puros hasta que de vosotros solo quede un grupo al que las tribulaciones no lo perjudiquen en nada», Al-Gaiba de Numani, pág. 26.

De Husein, el hijo de Alí (a): «Este asunto que esperáis no será hasta que algunos de vosotros se declaren inocentes de los otros, hasta que algunos de vosotros maldigan a los otros, hasta que algunos de vosotros escupan al rostro de los otros y hasta que algunos de vosotros sean testigos de la incredulidad de los otros». Dije: «¿Qué hay de bien en esto?». Dijo: «Todo el bien está en esto: nuestro Qaim se levanta para erradicar todo eso», Bihar al-Anwar, vol. 52, pág. 210.

Aquí vemos que la cuestión de la salida del Imam Al-Mahdi (a) depende de la cuestión del desacuerdo de los shiíes, porque la Gente de la Casa (a) es la verdad absoluta. Y si hay desacuerdo entre quienes representan a la familia de Muhammad, ¿dónde se hallará la verdad? Quien se enfoque en las palabras de la Gente de la Casa (a) encontrará en ellas una clara indicación y confirmación de que el desacuerdo entre los eruditos del Fin de los Tiempos es el alivio de shiíes. Para usted hay algunas narraciones variadas de los imames (a):

De Husein Bin Alí, de Abdulá Bin Yabala, de algunos de sus varones, de Abu Abdulá (a) que dijo: «Ese asunto no será hasta que algunos de vosotros escupan al rostro de los otros, hasta que algunos de vosotros maldigan a los otros y hasta que algunos de vosotros llaméis mentirosos a los otros», Al-Gaiba de Numani, pág. 206.

De Abán Ibn Taglib, de Abu Abdulá (a) que dijo: «¿Cómo estaríais si hubiera sectarismo entre las dos mezquitas, si el saber mordiera como muerde la serpiente en su madriguera, si entre los shiíes hubiera desacuerdo, si algunos de ellos llamaran mentirosos a los otros, si algunos de ellos escupieran al rostro de los otros?». Entonces dije: «¿Qué tiene eso de bien?». Dijo: «Todo el bien tiene». Lo dijo tres veces, presagiando la cercanía del alivio», Al-Gaiba de Numani, pág. 160.

De Abu Abdulá, As Sadiq (a): «… El Qaim no se levantará a menos que haya gran temor, terremotos, tribulación, pruebas que golpeen a los hombres y la peste antes de todo esto. Y golpee la espada entre los árabes, y haya un fuerte desacuerdo entre los hombres, y se dividan por su religión, y cambien tanto su situación que deseosos anhelen la muerte día y noche por la gravedad que ven en la avidez de los hombres, y algunos de ellos devoren a los otros. Su salida será cuando haya desesperación y desánimo. Así que, bienaventurado quien llegue a su tiempo y sea de sus ansar. ¡Y ay de quien se le oponga o se oponga a su mandato, y sea de sus enemigos!». Luego dijo: «Se levantará con un nuevo mandato, con una nueva tradición y con una nueva sentencia dura para los árabes. Su ocupación solo será matar y no pedirá arrepentimiento a ninguno ni prestará atención por Dios a ninguna censura o reproche», Al-Gaiba de Numani, pág. 235.

De As-Sadiq (a): «Tan pronto como gire el firmamento se dirá que ha muerto, o que se ha perdido en algún desfiladero». Entonces dije: «¿Y qué es el giro del firmamento?». Y él dijo: «El desacuerdo entre los shiíes», Bihar al-Anwar, vol. 52, pág. 288 y Gaiba de Numani, pág. 157.

De Umaira, hija de Nufeil, de Husein, hijo de Alí (a) que dijo: «El asunto que estáis esperando no será hasta que algunos de vosotros se declaren inocentes de los otros, y algunos de vosotros escupan al rostro de los otros, y algunos de vosotros sean testigos de la incredulidad de los otros, y algunos de vosotros maldigan a los otros». Entonces le dije: «¿Qué habrá de bien en ese tiempo?». Y Husein (a) dijo: «Todo el bien será en ese tiempo. Se levanta nuestro Qaim y erradica todo eso», Al-Gaiba de Numani, pág. 206.

De Malik, hijo de Damra que dijo: El Comandante de los Creyentes (a) dijo: «Oh, Malik, hijo de Damra, ¿cómo estarías si los shiíes entran en desacuerdo así?» —y cruzó sus dedos metiendo unos sobre otros. Entonces dije: «Oh, Comandante de los Creyentes, ¿qué tiene eso de bien?». Dijo: «Todo el bien está en eso, oh, Malik. En ese momento se levanta nuestro Qaim pues setenta varones se adelantan mintiendo sobre Dios y sobre su Mensajero (s), así que él los matará y luego Dios los reunirá en torno a un solo mandato», Al-Gaiba de Numani, pág. 206.

Los seguidores del clérigo chiita Mahmud al-Sarji se reúnen después de las oraciones del viernes en Nasiriya, en el sur de Irak. (El fotógrafo iraquí solicitó el anonimato) – – Los enfrentamientos entre partidarios de dos destacados clérigos chiítas en Irak se han extendido desde Nasiriya en la provincia sureña de Dhi Kar a otras partes del país, mientras Bagdad lucha por calmar las tensiones entre ellos. https://iwpr.net/

Por las palabras anteriores de la Gente de la Casa, vemos que la Gente de la Casa (a) ha confirmado de manera vehemente, que la salida del Qaim de la familia de Muhammad (a) está unida a la cuestión del desacuerdo entre los shiíes. El desacuerdo de ellos empieza por las autoridades religiosas, pues la frase era “y se dividan por su religión” y además dijo (a), “y algunos de vosotros sean testigos de la incredulidad de los otros”. Esto solo puede ser por orden de las autoridades religiosas de la imitación.

Ellos son autores de dictámenes que acusan de incredulidad, de inmoralidad y de otras cosas así. En cuanto al resto de la gente, ¿a quién le importa si dictaminan contra otros incredulidad o no? Ellos no son los únicos en ser seguidos, pues aquí se sigue al hombre de religión.

Después de mencionar el desacuerdo, él dijo “todo el bien está en eso, oh, Malik”, y el motivo: “En ese momento se levanta nuestro Qaim” y aniquila al jefe de la sedición. El motivo del desacuerdo: “pues setenta varones se adelantan mintiendo sobre Dios y sobre su Mensajero (s)”. Estos son los grandes hombres de religión que han puesto a la nación en diferentes caminos. Pues la gente no se divide si el dueño de una tienda de verduras, un doctor o un comerciante de tejidos, etc., miente sobre Dios o el Mensajero, porque ellos no son seguidos por la gente. Por eso dijo “así que él los matará” y erradicará la enfermedad que causa el desacuerdo de los shiíes. Él (a) dijo: “Dios los reunirá en torno a un solo mandato” que es el mandato del Imam y el de seguir la única bandera de guía, para que no haya pluralismo ni diferencias. Dijo el Altísimo: {Y es que esta es mi senda recta. Así pues, seguidla, y no sigáis varios caminos, pues os separaríais de su camino. Esto es lo que se os encarga. Quizás os guardéis}, Sagrado Corán – sura «Al-Anaam» (Los ganados), 153. Hasta que todo el mundo se subordine a esta bandera única, unificadora y verdadera.


Del libro El Yamani prometido, el Argumento de Dios del jeque Haidar Az-Ziadi