Notas seleccionadas

PUBLICACIÓN 14-151 del 3 de junio de 2014 El equipo Hubble revela la vista más colorida del universo capturada por el telescopio espacial – http://www.nasa.gov/press/2014/june/hubble-team-unveils-most-colorful-view-of-universe-captured-by-space-telescope/ http://hubblesite.org/newscenter/archive/releases/2014/27

Dicen: «dado que el tiempo comenzó con el Big Bang, antes del Big Bang no había tiempo como para que hubiera un creador».

Nota: este argumento es incorrecto, puesto que el tiempo es una de las dimensiones del universo físico en el que vivimos, y Dios es ilimitado y absoluto, eterno y sin principio. Así que no se lo puede restringir a unas dimensiones o contenerlo, de lo contrario, estaría sujeto a sucesos. Además, de acuerdo a lo que propone científicamente la teoría de los múltiples universos, estos universos virtuales o mundos paralelos al nuestro no pueden restringirse a las mismas dimensiones de nuestro mundo, de las cuales una de ellas es el tiempo. Incluso, si se restringen a una dimensión temporal correspondiente, considerando que este último tiene un comienzo de todos modos, ¿cómo podría condicionarse la hipótesis de la existencia de Dios o no, a la demostración de su intervención directa o no, al comienzo del tiempo, en nuestro universo en particular?! Además de que entre los universos hay unos avanzados y otros atrasados, y no han nacido al mismo tiempo.

Dicen: «que el universo se explica por el Big Bang y que el Big Bang se explica por las leyes cuánticas y gravitatorias. Por ende, desaparece la necesidad de la existencia de un dios; porque nuestro conocimiento está limitado a este universo físico y ya hemos descubierto la causa de su existencia».

Nota: incorrecto; porque el debate debe girar en torno a la existencia de la causa primordial o la causa original que no necesita de ninguna otra causa. Suponer la existencia inicial de la ley de gravedad, por ejemplo, implica la existencia de una causa anterior que la origine, ya que la gravedad, según la teoría M, debe tener partículas de gravitón o cuerdas de gravitón, y la existencia de estas partículas, cuerdas o membranas deben tener una causa, y así continúa la cadena. Por lo tanto, si se descubre que la causa del nacimiento del universo en el tiempo cero es la ley de gravedad, esto no significa que Dios no existe, sino que confirma su existencia; pues quedaría establecido que el mundo físico está sujeto a sucesos, que su comienzo fue el Big Bang, que su comienzo depende de leyes, las cuales dependen de la existencia de un legislador. De este modo se habrá demostrado que la cadena continúa hasta antes del Big Bang para terminar en la causa eterna y detenerse. Y nosotros decimos: que esta causa eterna es Dios, Glorificado sea.

Nota: los que imaginaron que la nada absoluta consiste en partes iguales y combinadas de energía negativa y energía positiva, están en un error. Dado que el resultado de ambas es igual a cero, sería igual a la nada absoluta. Es decir, que la nada absoluta según ellos consiste en 1 – 1, mientras que la nada absoluta no solamente no es nada, sino que también es la ausencia de algo que exista dentro de la nada. Por eso, imaginar que 1 – 1 representa a la nada absoluta es un concepto incorrecto. Sí, 1 – 1 representa la nada matemática y es igual a nada, pero no es una nada absoluta que carezca de algo existente dentro. Y hay una diferencia muy grande.

Un ejemplo para aclarar esta idea: imaginemos que una persona cava un hoyo en la nada y coloca la tierra, o lo que haya sacado del hoyo, en una pila al lado del hoyo. Aquí tendremos un hoyo y tierra —o lo que haya sacado del hoyo— a su lado. La suma de ambas no representa nada nuevo, es decir que, si juntamos la tierra y el hoyo otra vez, en cierto modo volverá a ser como si nada, o digamos, ningún hoyo y ninguna pila de tierra, es decir, solo nada. En esta imagen no ha ingresado nada del exterior a la ecuación como para decir que realmente existe algo, pues todo el tiempo hemos tenido la misma nada, pero esta no es una nada absoluta que no contenga nada, pues esta nada de la que hablamos aquí consiste en un hoyo y una pila de tierra exactamente iguales. Hay una existencia virtual en esta nada. Además, esta cosa que lleva consigo misma su nada, no aparece de la nada, sino que hay alguien que causa su aparición que es la persona que cava el hoyo o la fuerza que lo cava.

Por lo tanto, aunque la cosa existente tenga una existencia virtual dentro de la nada, como la aparición de partículas o cuerdas subatómicas con sus antipartículas y su aniquilación mutua como se explicó según el principio de indeterminación de la mecánica cuántica, no ha aparecido de la nada. En realidad, lo que ha aparecido es una partícula portadora de energía positiva y como contraparte equivalente de su aparición, una partícula portadora de energía negativa. La aparición de la partícula de energía positiva debe tener una causa que la explique. La mecánica cuántica, según la interpretación de Copenhague como hemos explicado anteriormente, evita investigar la causa anulando el principio de causalidad. Pero en realidad, esta evasión no anula en nada la razón y la causa, pues sigue habiendo una razón y una causa ignorada que es la que cavó el hoyo en nuestro ejemplo anterior.

Con esto se demuestra perfectamente la existencia de un dios y se demuestra lo que hemos estado diciendo permanentemente, que el universo ha sido creado por Dios y que continúa existiendo por Dios. Esto no significa que Él haya emprendido la creación o que la haya dispuesto Él mismo, Glorificado sea, sino que es como se ha dicho en el Corán, {Y el cielo, lo hemos construido con manos, y ciertamente, somos expansores}.[1] Él está muy por encima de tener una mano real, pues con “manos” se refiere a las causas o entidades producidas por Él, Glorificado sea.

Nota: la cuestión de las fluctuaciones cuánticas en el espacio o la aparición de partículas o cuerdas portadoras de energía positiva, sus antipartículas y su aniquilación, indica claramente lo que hemos estado diciendo todo el tiempo, que la primera criatura (Muhammad) oscila entre la aparición y la desaparición, o llamémoslo como lo llaman los físicos de hoy, una suma de dos energías, una positiva y una negativa, que aparecen y desaparecen. Todos los universos, y entre ellos el nuestro, lo siguen en su oscilación. Por eso encontramos que es muy posible, sino natural, que aparezcan y desaparezcan energías a nivel subatómico en un ballet parecido a la oscilación descripta por el Imam As-Sadiq (con él sea la paz) como un velo que oscila, o como una cortina ubicada frente a una puerta que el viento hace ondular.

Así pues, Abu Basir preguntó al Imam As-Sadiq (con él sea la paz), diciendo: [sea yo tu rescate, ¿cuántos ascensos hizo el Mensajero de Dios (bendígale Dios a él y a su familia)? Dijo (con él sea la paz): dos veces. Gabriel lo hizo detenerse en una posición y le dijo: éste es tu lugar, Muhammad. Te has parado en una posición en la que ningún ángel ni profeta nunca se había parado. Tu Señor está rezando. Entonces dijo: oh Gabriel, ¿y cómo reza? Dijo: diciendo: digno de loores, santísimo soy, Señor de los ángeles y el espíritu, mi misericordia precede a mi ira. Entonces dijo: Oh Dios, imploro tu perdón, imploro tu perdón. Dijo: y fue como dijo Dios, {a una distancia de dos arcos o más cerca}. Entonces Abu Basir le dijo: sea yo tu rescate, ¿qué es la distancia de dos arcos o más cerca? Dijo: lo que hay entre su mango y su muñeca superior. Y dijo: entre ambos hay un velo que brilla oscilando. Y creo que dijo: peridoto, y miró en algo parecido al ojo de una aguja, la luz de grandeza que Dios quiso. Y Dios bendito y altísimo dijo: oh Muhammad. Dijo: heme aquí, mi Señor. Dijo: ¿quién te sucederá como jefe de tu nación? Dijo: Dios es el que más sabe. Dijo: Alí Bin Abi Taleb, el Comandante de los Creyentes, Sayed de los musulmanes y Líder de los nobles y eminentes. Dijo: luego Abu Abdulá dijo a Abu Basir: oh padre de Muhammad, por Dios, que el valiato de Alí (con él sea la paz) no ha llegado de la Tierra, sino que ha llegado del cielo oralmente].[2]

Nota: el espacio no es solamente una zona libre de materia entre los planetas, las estrellas y las galaxias. La misma materia en su gran mayoría es un espacio lleno de fluctuaciones cuánticas. Esto significa que la mayor parte de cada átomo es espacio, es decir, que el cuerpo del ser humano, por ejemplo, consiste en un espacio lleno de fluctuaciones cuánticas o partículas que aparecen y desaparecen.

Nota: cuando decimos que Dios es el creador de la nada no nos referimos a que haya creado la nada absoluta; porque la nada absoluta no tiene una existencia en sí misma como para que Dios la haya creado, sino que nos referimos a que Él, Glorificado sea, ha creado una nada junto con la existencia como la hemos explicado ahora, donde las partículas a un nivel subatómico, aparecen y desaparecen, o se aniquilan unas con otras; pues consisten en energías negativas y positivas, o digamos: que consisten en materia y antimateria. Esta cuestión es importante y explica de forma razonable la problemática de si la existencia de un acontecimiento está dentro de Dios o fuera de Dios, o digamos: dado que solamente el Glorificado es eterno y no hay nada eterno aparte de Él, ¿dónde encontramos la creación, dentro de Él o fuera de Él? Ya que, si está dentro de Dios, se lo vincula a Dios con sucesos, anulando su eternidad y su divinidad absoluta. Y si está fuera de Dios, se vincula la eternidad sin principio a otra cosa aparte de Él que esté fuera de Él, en donde se encuentra la creación. Así que ahora queda claro que no es esto ni aquello. Más bien, lo que llamamos existencia de un acontecimiento no es sino una existencia que porta consigo su inexistencia, como en la ciencia moderna, materia y antimateria, energía positiva y energía negativa. Por consiguiente, no está ni dentro de Dios ni fuera de Dios; porque según su realidad, no es nada, en términos generales cuando se compara con Dios, Glorificado sea y Altísimo, que es el Verdadero Existente.

Nota: ahora, científicamente y según las leyes de la física, ha quedado demostrada la ignorancia de los eruditos wahabis y ha quedado desmantelada su distorsionada religión demoníaca construida sobre la base de que la creación se habría separado de Dios, que Él, Glorificado sea, desciende y que Él, Glorificado sea, está en lo más alto y sobre los cielos… etc. entre otras charlatanerías de la doctrina idólatra salafi.

Nota: esta es la realidad como es y ya la he explicado con incuestionable evidencia científica. Talvez a muchos no les guste que les digamos: no sois nada. Especialmente a algunos soberbios varones de religión, pero creo que están obligados, hoy o mañana, a creer que estamos formados de una materia que porta consigo su antimateria, que vivimos en un universo de una materia que porta consigo su antimateria y cuya energía negativa es igual a su energía positiva. Salvo que quieran insistir un tiempo más, como insistieron antes con que la Tierra no orbitaba o depender de la posibilidad de que siga habiendo personas que no entiendan nada de estas ciencias mientras siguen pasando décadas después de la teoría de la relatividad general de Einstein. Hasta ahora, lamentablemente, hay pocos instruidos que la conocen y que conocen el significado del espacio-tiempo, de la relatividad del tiempo y el espacio, y que la gravedad es causada por la curvatura del tejido cósmico (el espacio-tiempo). ¿Cuánto tiempo pasará hasta que las personas entiendan la teoría M y que hay más de diez dimensiones? ¡¿Cuánto tiempo se les otorgará —a los líderes de la estupidez— hasta que las personas sepan y entiendan que la ciencia ha demostrado ahora que ellos mismos cargan con la inexistencia de su materia y que el universo en el que viven lleva consigo su antimateria?!

Seguro que muchas personas hasta ahora no han escuchado nada de algo llamado antimateria o materia oscura. Esta invitación es para que todo aquel que pueda entender estas cosas, las lea y las comunique intentando emplearlas de forma correcta para apoyar la religión, para demostrar la existencia de Dios y demostrar que Dios no está separado de las criaturas ni dentro de ellas, como los ateos que intentan con todas sus fuerzas aplicar estas ciencias para refutar la religión y como los wahabis que se aprovechan de la ignorancia para desorientar a las personas y desviarlas del monoteísmo y la adoración a Dios, hacia la adoración de un ídolo enorme inventado por sus ilusiones e ignorancia, separado de sus criaturas y ubicado sobre los cielos. Espero que esta vez los personas estén a la altura de esta responsabilidad y no queden rezagados por largos siglos de los hechos.

Nota: lo que la ciencia moderna ha alcanzado en general tiene ejemplos y evidencias en el Corán y en las narraciones de los pasados califas de Dios, las bendiciones de Dios sean con ellos. El Big Bang y la expansión del universo físico en el que vivimos están claros en el Corán. Dijo el Altísimo: {Y el cielo, lo hemos construido con manos, y ciertamente, somos expansores}, es decir: que el cielo ha sido construido “con manos”, lo cual significa: que hay razones y causas, producidas por Dios, que construyeron el cielo, y que el cielo está en expansión. Esto es lo que han confirmado las observaciones de las galaxias que nos rodean; puesto que se alejan aceleradamente según el efecto Doppler y hay otras evidencias de la expansión del universo que conocemos por lo presentado en este libro.

Las criaturas que preceden a Adán sobre esta Tierra, la vida en otros planetas y en los múltiples universos, son todas cuestiones aclaradas por la familia de Muhammad (con ellos sea la paz) con mucho detalle hace ya más de mil años. Estas son algunas narraciones para quien quiera conocer la verdad y el mérito de Muhammad y de la familia de Muhammad. Además, son un milagro de predicciones de lo oculto que en general la ciencia moderna ha demostrado, para que a los ateos se les aclare la realidad, si es que, de hecho, buscan conocer la realidad. Creo que una persona razonable actúa con prudencia para evitar un posible daño, ¡cómo sería entonces si el daño fuera casi seguro!

Creo que la congruencia de los dichos de la familia de Muhammad (con ellos sea la paz) con las teorías y hechos de la ciencia moderna animan a la persona racional a investigar y examinar su propia situación. En cuanto a la persona irracional, pues su naturaleza es hacer lo que quiera.

Al-Baqir (con él sea la paz) dijo: [… y crees que Dios no ha creado un género humano además de vosotros, pero juro por Dios, que Dios ha creado miles de miles de mundos y miles y miles de adanes, y tú estás al final de estos mundos y de estos adanes].[3]

Al-Sadiq (con él sea la paz) dijo: [Dios, Glorioso y Excelso, posee doce mil mundos; cada mundo de estos es mayor que los siete cielos y las siete tierras. Ningún mundo de estos ve que Dios, Glorioso y Excelso, tiene otro mundo y yo soy la Autoridad sobre ellos].[4]

El Imam Alí Bin Al-Husein (con él sea la paz) dijo a Munyim: [¿quieres que te cuenta acerca de un varón que desde que has entrado, ha pasado por catorce mundos; cada mundo tres veces mayor que este mundo sin moverse de su lugar? Dijo: ¿quién es? Dijo: yo].[5]

El Imam As-Sadiq (con él sea la paz) dijo de sí mismo, que él: [camina en una hora del día la distancia que el sol en un año hasta atravesar doce mil mundos como el vuestro pero que no saben que Dios creó a Adán ni a Satanás. Dijo: ¿y os conocen a vosotros? Dijo: sí, la única obligación que tienen es jurarnos lealtad y el desentenderse de nuestros enemigos].[6]

Incluso las narraciones de la familia de Muhammad (con ellos sea la paz) han señalado otras dos dimensiones de la vida inteligente y consciente además de las dimensiones presentadas de múltiples mundos o universos. Está el mismo universo en el que vivimos, es decir, que hay vida inteligente en otros planetas y otros sistemas solares en nuestro propio universo. De hecho, los imames han mencionado lo que ahora se ha demostrado científicamente, que el sol no es necesario para que surja la vida, pues ya se han descubierto seres vivos en las profundidades del mar que se adaptan a las temperaturas subterráneas y a sustancias químicas para crecer y reproducirse. Así que lo importante es que haya energía para que surja la vida, y las estrellas (como nuestro Sol) no son la única fuente de energía del universo:

De Abí Abdulá As-Sadiq (con él sea la paz), que dijo: [detrás de este poniente vuestro hay otros treinta y nueve ponientes, una tierra blanca llena de criaturas que se iluminan, que jamás desobedecen a Dios ni en un parpadeo, y que no saben si Dios ha creado a Adán o si no lo ha creado…].[7]

De Abí Abdulá As-Sadiq (con él sea la paz), que dijo: [detrás de este Sol vuestro hay otros cuarenta soles llenos de muchas criaturas. Y detrás de vuestra luna hay otras cuarenta lunas, llenas de muchas criaturas que no saben si Dios ha creado a Adán o si no lo ha creado…].[8]

De Al-Baqir (con él sea la paz): [detrás de este sol vuestro hay otros cuarenta soles, y entre sol y sol hay cuarenta años. En ellos hay muchas criaturas que no saben si Dios ha creado a Adán o si no lo ha creado. Detrás de esta luna vuestra hay otras cuarenta lunas, y entre luna y luna hay cuarenta años. En ellas hay muchas criaturas que no saben si Dios ha creado a Adán o si no lo ha creado].[9]

Está la Tierra en la que vivimos, donde hubo vida inteligente antes de nosotros:

Así pues, de Al-Baqir, las bendiciones de Dios sean con él: [Dios Glorioso y Excelso desde que creó la Tierra, ha creado siete reinos que no son descendientes de Adán, los creó de la superficie de la Tierra y los hizo habitar en ella uno tras otro con su reino. Luego Dios, Glorioso y Excelso, creó al padre de este género humano y creó de él y a su estirpe].[10]

De Zurara, que dijo: dije a Abí Abdulá (con él sea la paz): [que Dios haga de mí tu rescate. Te he preguntado sobre la peregrinación durante cuarenta años y tú aún me enseñas. Entonces dijo: oh Zurara, una casa a la cual se ha peregrinado durante mil años antes de Adán ¿y tú quieres que su cuestión se termine en cuarenta años?].[11]

Así pues, hace más de mil años que Muhammad y la familia de Muhammad (las bendiciones de Dios sean con él y su familia) mencionaban:

— Que hubo vida inteligente y consciente además de la nuestra antes de nosotros sobre esta Tierra. Los fósiles y la evidencia genética lo han demostrado como se ha aclarado en este libro.

— Que hay vida inteligente y consciente además de la nuestra, presente dentro del universo en el que vivimos. Según los datos modernos cosmológicos este es muy posible, sobre todo después de la observación de planetas muy parecidos al planeta Tierra.

— Que hay vida inteligente y consciente que no está en nuestro universo, sino dentro de otros universos diferentes al universo en el que vivimos. Ya hemos aclarado este tema anteriormente al estudiar la mecánica cuántica, los múltiples universos y la teoría de Hugh Everett.

Y la alabanza solo a Dios.


[1] Sagrado Corán, sura «Ad-Darayat» (Los vientos huracanados), 47.

[2] Fuente: Al-Kulayni, Al-Kafi, vol. 1, pág. 442.

[3] Fuente: As-Saduq, Al-Tauhid, pág. 277; mencionado también pos As-Saduq en Al-Jisal.

[4] Fuente: As-Saduq, Al-Jisal, pág. 639.

[5] Fuente: As-Safar, Basair Ad-Darayat, págs. 420-421.

[6] Misma fuente.

[7] Fuente: Al-Hilli, Mujtasar Basair Ad-Darayat, pág. 89.

[8] Fuente: As-Safar, Basair Ad-Darayat, pág. 510.

[9] Fuente: As-Safar, Basair Ad-Darayat, pág. 513; y algo similar a esto por Hasan Bin Suleimán Al-Hilli en Mujtasar Basair Ad-Darayat, pág. 89.

[10] Fuente: As-Saduq, Al-Jisal, pág. 359; y por Al-Ayashi, Tafsir Al-Ayashi similarmente.

[11] Fuente: Al-Hurr Al-Amili, Wasail Ash-Shia: “libro de la peregrinación”.


Del libro La ilusión del ateísmo del Imam Ahmed Alhasan (a)